TENDENCIAS DECORACIÓN

Suelos hidráulicos: un clásico por el que no pasan los años

Tremendamente efectistas, hoy se reinventan y ponen un toque retro y bello a las estancias actuales, sin perder ni un ápice del encanto que les hizo reinar en el pasado. Seguimos el camino de baldosas…

Muy en boga hasta los años 70, ahora los recuperamos del baúl de los recuerdos y le damos una nueva vida, llena de posibilidades decorativas. Si hubo una época en la que sufrieron el olvido y fueron ‘tapados’ con un suelo de madera, actualmente los arquitectos apuestan por recuperarlos si, por casualidad, se los encuentran en la reforma de una vivienda. Con un encanto que radica en sus diseños que vistieron las casas modernistas, si hay una palabra que los define es señorial, en su acepción de majestuoso y noble.

Lee: Déjate seducir por la elegancia de los suelos cerámicos

Qué era y qué es

Tradicionalmente las baldosas hidráulicas eran de cemento comprimido con prensas hidráulicas. Se trataba de un pavimento apto tanto para interior como para exterior, realizado con un proceso artesanal. Ahora, las nuevas tecnologías permiten tener un suelo con ‘look’ hidráulico de gres (su base es de arcilla), resistente y fácil de mantener. Una buena alternativa que, incluso, puede reproducir ese aspecto desgastado, que evoca directamente al pasado. Normalmente son piezas de 20 x 20 cm, aunque en gres también hay baldosas de mayor tamaño, que son en sí mismas porciones de suelo.

Lee: Suelos de cerámica para pisar 'con garbo'

Cómo combinarlo

Los hidráulicos combinan distintos motivos en una verdadera explosión de colores y diseños. Los más empleados suelen ser los geométricos, los arabescos y las flores. Admiten tanto el clásico ‘black & white’ como un universo multicolor con azules y verdes a la cabeza. Ante esta riqueza, lo ideal es combinar las baldosas hidráulicas con mobiliario, carpintería y paredes lisas o en colores neutros para no recargar el ambiente y ‘distraer’ la vista de un lado a otro. Otra forma de introducirlo en decoraciones actuales, incluso nórdicas, es mezclándolo con mobiliario moderno, creando un 'mix match’ sorprendente y original, que permita la convivencia entre ambos estilos y un choque de personalidades en perfecto equilibrio. Sin olvidar, el minimalismo, donde el juego de las baldosas blancas y negras es una de las mejores bazas.

Lee: Así se rehabilitó un pequeño apartamento del barrio Gótico de Barcelona

Posibilidades decorativas

Si originariamente estaban destinados a cocinas y baños, ahora toman las distintas habitaciones de la casa y entran en ellas sin temor al rechazo. Puedes ‘vestir’ todo el suelo, decorar la pared, poner o no cenefa, utilizarlo para delimitar zonas distintas en la misma estancia o apostar por el efecto alfombra. Su regreso a la decoración moderna viene motivada tanto por sus posibilidades en interiorismo como al regreso del diseño ‘vintage’ y la nostalgia del pasado.

Hidráulico parece… Alfombras son

De todo buen original se hace siempre una o varias versiones, que mantienen su espíritu, pero se adaptan a los nuevos tiempos, demandas o necesidades. Por este motivo, no es de extrañar que el ‘look’ hidráulico se reinvente y renazca convertido en alfombra, papel pintado, tapicerías... Y todo ello sin perder su personalidad.

Hidráulico original o no (la mayoría de lo que vemos y encontramos), lo cierto es que son capaces de llenar de encanto y majestuosidad cada estancia. Como es imposible resistirse a esta tendencia, no nos queda más remedio que seguir el camino de baldosas hasta donde nos lleve.

Más sobre

Read more