DIY

Vamos a envejecer una banqueta con la técnica del 'chalk paint'

Es un modo muy sencillo y muy limpio de darle a una pieza —nueva o recuperada— un aspecto envejecido acorde con la decoración retro o shabby chic. No te lo pierdas

No es la primera vez que os mostramos cómo reciclar o transformar un mueble de madera con la técnica de chalk paint. Pero es que es un método muy rápido, práctico y estético. Sobre todo si te apetece darle un toque envejecido a alguna pieza de la casa. Porque queda perfecto en un ambiente industrial, en uno folk o incluso en uno romántico o shabby chic si eliges colores pasteles, muy suaves.


La principal ventaja del chalk paint tiene que ver con que permite transformar de manera sencilla y limpia, sin tener que decapar la pieza, lo que te ahorra mucho tiempo, suciedad y disgustos. Además, se consigue una textura muy especial y un tono mate muy en tendencia. Así que hemos elegido un simple banco, que puedes rescatar del trastero o de un mercadillo, para empezar a trabajar esta técnica. Cuando lleves un tiempo practicándola, podrás enfrentarte a retos más complejos.
Y de nuevo hemos querido que unas manos expertas nos indicaran por dónde ir. En este caso nos han ayudado los del blog creadecorarecicla (puedes encontrar todos sus talleres en la web de The Hobby Maker).

Como verás, no vas a necesitar una gran cantidad de material:
2 botes de colores distintos de chalk paint
Paletina (pincel)
Lija fina
Cera transparente
Trapito de algodón


Para empezar, es importante que la pieza esté limpia. Más aún si es rescatada y no nueva. Utiliza para ello un poco de agua y jabón neutro. Ya está preparada para aplicarle encima la primera capa de pintura. Según el lugar donde vayas a colocarla y el estilo de ese espacio, elige un color u otro. Nosotros hemos pensado que esta banqueta es ideal para el cuarto de baño —para los niños lleguen al labavo—, así que hemos elegido, para empezar, un azul profundo. Dejamos secar una hora y aplicamos una segunda mano. Dejamos secar de nuevo.


Ya podemos aplicar el segundo color encima. A nosotros nos ha apetecido optar por el gris francés, para darle el aire como de estilo shabby chic que perseguíamos. Un consejo: gira boca a bajo las piezas con patas y trabaja primero toda la parte inferior. De esta manera podemos darle la vuelta al banco y seguir pintando sin parar. Si por el contrario empezáramos por la parte superior deberíamos esperar a que estuviera seca para darle la vuelta y seguir pintando. Éste simple gesto nos permite optimizar el tiempo. Una vez pintado, dejamos secar.


Una vez tenemos la pieza pintada en los dolores elegidos y seca, hemos de comenzar a encerar. Para ello, aplica una fina capa de cera transparente —en esta caso, marca Autentico Clear Wax—. Déjalo secar aproximadamente 15 minutos. Una vez esté seco, pásale un trapito de algodón para quitar el posible exceso de cera.


Ha llegado el momento de darle el aspecto rústico que buscamos. Y lo conseguimos desgastando la pieza, algo así como poniéndole unos cuantos años encima. Lo haremos con un papel de lija fino. Pásalo sobre todo por las zonas que se hubieran desgastado realmente con el paso del tiempo. La clave del éxito pasa por aportarle a la banqueta un desgastado lo más natural posible.
En este momento, es una buena idea parar un momento, observar bien la pieza a cierta distancia, pensar dónde se hubiera desgastado y pasar a la acción con nuestra lija en la mano. Una vez alcancemos el resultado deseado, quitamos el polvillo de la pieza con un pincel o brocha limpia.


Ya está listo. Aunque ya que estamos manos a la obra, podemos darle una protección extra volviendo a encerar. No temas aplicarle un par de finas capas de cera para acabar los proyectos perfectamente.

Más información:
creadecorarecicla.com
www.thehobbymaker.com
chalkpaint.es

Más sobre

Read more