Repara las fugas de la cisterna

Soluciona este molesto problema de manera rápida siguiendo nuestros consejos

España es uno de los países del mundo que más agua consume por habitante. Para evitar despilfarros del preciado líquido y alguna sorpresa al recibir la factura del agua, a continuación veremos cómo reparar las fugas de la cisterna del WC.

Una avería muy común es la fuga de agua de la válvula de salida de la cisterna. El síntoma de esta disfunción es el incesante flujo de agua, incluso después de liberado el tirador de la cisterna.

Desmontando la tapa
Para reparar dicha anomalía, lo primero que debemos hacer es descubrir los mecanismos internos de la cisterna. Para ello, empezaremos aflojando el tirador de la parte superior de la cubeta y desenroscaremos la guía, abriendo finalmente la tapa de la cisterna.

El siguiente paso será retirar el sistema de la válvula de entrada de agua constituido por el brazo y el flotador. Para ello, desenroscaremos la tuerca de plástico situada sobre la válvula, es decir, en el extremo opuesto del brazo del que cuelga el flotador.

Retiraremos de este modo todo el mecanismo de presión del conjunto brazo-flotador y la tuerca de sujeción. A su vez, con el destornillador retiraremos fácilmente la zapata de la válvula de entrada.

A por la válvula de salida del agua
En medio de la cisterna se encuentra la válvula de salida del agua. Se trata de un mecanismo alargado fijado en su base a la parte inferior de la cisterna. Para desmontarlo, bastará con hacer girar el bloque completo.

Una vez tirado el pistón toparemos con una junta de goma por la parte inferior. Se trata de la zapata de goma que, unida al pistón y accionada por el tirador, abre el paso de agua al inodoro. El mal estado de esta zapata es a menudo el causante de muchas fugas.

Para retirar la zapata tendremos que aflojar la tuerca que la retiene. Si se resiste, podremos utilizar una mordaza, siempre con precaución de no dañar la pieza.

A montar lo desmontado
Retiraremos la goma con los dedos. Si se resiste, podemos usar el destornillador. Llegados a este punto, en muchos casos resulta recomendable sustituir la zapata por otra nueva.

En función del estado de deterioro de los cauchos, los limpiaremos con un estropajo de alambre o los sustituiremos también por otros nuevos.

A continuación, remontaremos el mecanismo siguiendo el orden inverso al desmontado, con precaución de no dañar las roscas de plástico.

Y tú, ¿te atreves con este tipo de reparaciones? Entra en nuestro foro

Más sobre

Read more