Personaliza tu salón con un centro de flores secas

Sigue nuestros consejos y descubre todas las posibilidades de este elemento decorativo

Las flores constituyen uno de los elementos decorativos clásicos más utilizados en todas nuestras casas. Una forma de tener siempre estas bellezas naturales es conservándolas secas. De hecho, este tipo de plantas se están convirtiendo en una alternativa para los adornos visuales y aromáticos de los hogares.

Con las flores secas se pueden hacer cuadros, un cesto para aromatizar alguna habitación o adornar un jarrón. Una de las formas más espectaculares de presentar las flores secas es en centros de mesa, que pueden tener distintas formas y estar realizados de diferentes materiales.

Combina las flores a tu gusto
En ellos se pueden combinar flores, ramas de arbusto o espigas. Para realizar este tipo de objetos decorativos, tan sólo hay que acudir a la floristería o al campo y recolectar las flores y plantas que más te gusten.

En el proceso de recogida y secado de las flores, en el caso de que las cojas directamente de la propia naturaleza, no sólo es importante realizar una buena selección de plantas que sean atractivas por sus formas y colores, sino también llevar a cabo una buena manipulación de las mismas.

Para obtener los mejores resultados a la hora de secar las flores, debes tener en cuenta algunos aspectos. Por ejemplo, hay que saber que las flores no se arrancan desde la raíz, sino que debemos cortar su tallo con unas tijeras bien afiladas. También hay que cuidar el momento de floración, para coger los ejemplares con mejor forma.

La mejor forma de secado, al aire libre
Existen diferentes métodos de secado, aunque la forma más adecuada para secar las flores más comunes - rosa, petunia, tomillo, romero o lavanda- es al aire libre.

A continuación, con una sencilla serie de pasos y recomendaciones, te ayudamos a realizar tu propio centro de mesa con flores secas.

  1. Lo primero que debes hacer, una vez recolectadas las flores, es colocarlas en un lugar aireado, sin sol ni demasiada luz y con un ambiente cálido.
  2. Las flores deben estar unidas por el tallo mediante una goma o alambre para formar un ramo. Previamente debes quitar las hojas de los tallos, para que no se pudran. Una vez hecho esto, se colocarán boca abajo para su secado.
  3. Escoged el recipiente que más os guste, fijándoos en su forma, su tamaño y su color, que deberán seguir el estilo decorativo de vuestro hogar.
  4. A continuación, hay que preparar el recipiente. Introducimos en él una esponja sintética o esteorofón, que servirá como base para fijar correctamente el tallo de las flores.
  5. Cortamos la esponja sintética o esteorofón para que encaje en el recipiente o cesto. Seguidamente, comenzamos a clavar las flores a nuestro gusto personal.

Con esta sencilla operación, conseguirás un centro de mesa de lo más original para decorar el salón y darás un toque personal a tu hogar. Además, si las flores son aromáticas, conseguirás un ambiente muy especial.

¿Has elaborado algún centro de mesa con flores secas? Entra en nuestro foro

Más sobre

Read more