Aprende cómo se hacen unas puertas correderas

Este tipo de puertas son una magnífica solución para ahorrar espacio, comunicar estancias, ocultar paso y además, evitar portazos

Las puertas correderas son la solución más apropiada para adaptar de una forma sencilla y vistosa el espacio de tu hogar sin necesidad de levantar incómodos tabiques.

Cuando están cerradas, este tipo de puertas redefinen los volúmenes y separan unas partes de la casa de otras. Por otro lado, cuando están abiertas aumentan la sensación de espacio y permiten el paso.

Por este motivo, a continuación te proponemos un modelo ideal para pequeños apartamentos, grandes habitaciones o salones con acceso a terraza o jardín.


Múltiples posibilidades
Este tipo de puertas, muy habituales en grandes almacenes de bricolaje y tiendas especializadas, están suspendidas sobre un raíl guía elevado que queda disimulado tras un dosel decorativo.

Además, se trata de una opción que presenta múltiples posibilidades, adaptables a todo tipo de gustos. El modelo que te proponemos, muy sobrio, está formado por un marco que en su parte inferior alberga un panel de contrachapado con acabado de haya y, en la superior, una tela colocada en posición vertical.

Pero si lo prefieres, podrás pintar la parte inferior y el marco y sustituir la tela por un panel de policarbonato translúcido, satinado o de color.

La construcción, paso a paso
La construcción de esta ingeniosa propuesta es realmente sencilla. Basta con colocar en primer lugar los travesaños y montantes de cada puerta y, a continuación, situar el travesaño central.

Después, deberás grapar la tela en la parte posterior, el panel de relleno en la inferior y ensamblar todos los paneles colocando los listones que harán las veces de marcos decorativos.

A continuación, bastará con instalar el raíl guía en la pared y unas ruedecillas o poleas en las puertas para que puedan correr de un lado a otro con un simple empujón. Por último, deberás colocar en la pared el dosel que ocultará el raíl y tu trabajo habrá concluido

Llena el carrito de la compra
La lista de materiales que necesitarás para construir dos puertas de 240 x 65 cm estará formada por:

-Montantes: cuatro listones de 40 x 30 mm de sección y 240 cm de largo.

-Travesaños: cuatro listones de 50 x 30 mm de sección y 59 cm de largo.

-Travesaño central: dos listones de 40 x 20 mm de sección y 59 cm de largo.

-Relleno inferior: dos paneles de contrachapado con acabado de haya de 59 x 58 cm y 10 mm de grosor.

-Relleno superior: dos tiras de tela de 59 x 179 cm

-Accesorios: un listón de cuarto de bocel de 10 x 10 cm de sección, un dosel de haya de 100 x 15 mm de sección y 240 cm de largo, un kit de guía para el raíl suspendido (240 cm de largo), clavijas de 8 mm de diámetro y cola blanca.

Por último, las herramientas a las que deberás recurrir para darle forma a esta ingeniosa solución decorativa son una sierra de calar, una caja de ingletear, una sierra de costilla, un taladro-atornillador, una fresadora, una guía para colocar espigas, un martillo, eslingas, mordazas y un pincel.

Más sobre