Castañas asadas al horno: fácil parece, difícil no es

Una gran tradición en nuestro país a la que ya puedes perderle el miedo, gracias a estos pequeños trucos con los que vas a conseguir un resultado perfecto en no más de treinta minutos

Europa, en otoño, huele a castañas. Y lo hace gracias a esos diminutos puestos que empiezan a llenar todas las calles en octubre, con sus característicos cucuruchos de papel de periódico y sus estructuras algo destartalas, que ahúman los rincones en los que se instalan y nos hablan de una tradición que dicen comenzó en la región de Cuneo (Italia), pero que ya se ha extendido por todo el Viejo Continente. En España, por ejemplo, muchas provincias del norte -como Asturias o Valladolid-, celebran el Magosto, que es como la fiesta de la vendimia a finales de septiembre, pero con este delicioso producto de temporada.

El método más tradicional para asarlas es al fuego, en una hoguera y al exterior, para conseguir ese toque ahumado que tienen. Pero si no tienes un jardín en el que poder hacerlo, dentro de casa también es posible. Te contamos cómo y qué debes tener en cuenta para que te salgan igual de ricas que las que se hacen en la calle.

Cómo elegir las castañas

El primer paso de todos es saber elegir bien el ingrediente base y, en este caso, no es otro que las castañas. Para acertar, debes fijarte en varias cosas:

  • Color: marrón brillante, sin manchas.
  • Tamaño: grandes, que tengan bastante peso. E, importante, tenemos que intentar que todas tengan más o menos el mismo tamaño, porque si no, las más grandes nos pueden quedar crudas y las pequeñas demasiado hechas.
  • Forma: redonditas, pues si son muy planas, serán muy difíciles de pelar.
  • Y sin agujeros porque, en este caso, nos arriesgamos a que tengan bichos.

Consejos para unas castañas asadas perfecta

  • Tienes tres formas para hacerlas: con el horno, con una sartén al fuego o en el microondas. Desde ¡HOLA! Cocina te recomendamos el primer método, pero puedes conseguir buenos resultados con todos ellas.
  • Si tu opción es el horno, precaliéntalo siempre diez minutos antes de comenzar, como haces cuando quieres conseguir un buen bizcocho. Si quieres hacer todas las castañas a la vez, introduce dos bandejas en él, pero dales más tiempo del que te indicamos en la receta.
  • En el caso de que elijas hacerlo a la sartén al fuego, lo primero es hacerte con una llena de agujeros agujeros. Las encontrarás en cualquier ferretería y, te será muy útil después para asar cualquier tipo de frutos secos o, por ejemplo, mazorcas de maíz. Muchas veces, también las encuentras en los puestos callejeros compartiendo protagonismo con las propias castañas o las batatas asadas, otra dulce tentación.
  • En este caso, haz tandas pequeñas, utiliza un fuego fuerte y no las tapes, removiendo de vez en cuando. Transcurridos unos 30 minutos, estarán hechas. Deja que se enfríen y cúbrelas mientras con un trapo.
  • Si lo que tienes es una vitrocerámica, elige una sartén vieja a la que no tengas nada de cariño, porque se te va a estropear, pero es posible hacerlas. Lo único diferente con el caso anterior es que, en este caso, sí que te recomendamos taparlas, para intentar conservar la humedad.
  • Si te decides por el microondas, la forma más rápida, ábrelas bien antes de meterlas y, si quieres, dales un toque en la sartén para darle ese toque quemado a la piel.
  • Algunos les echan sal al final. Pruébalo.
  • Para conservarlas, guárdalas en un recipiente hermético en la nevera.

Nosotros nos quedamos con la primera opción, utilizando el horno de casa, para lo que te damos nuestra receta más secreta. Disfrutarás de la mejor de las sobremesas de aquí a diciembre, cuando más apetecen y cumplir con la tradición. Si ves que empiezan a ponerse malas o que no te han quedado como esperabas, échalas en una ensalada, haz una rica crema de castañas o, algo más dulce, una mermelada.

castanas-asadas-horno-en-casa-facilVER RECETA

Paso a paso: castañas asadas

 

Más sobre

Read more