¿Por qué tenemos que lavar la quinoa antes de cocinarla?

La quinua -quínoa o quinoa, se puede decir de las 3 formas- es un seudocereal que desde hace unos años ha irrumpido con fuerza en nuestras mesas. De fácil preparación y con gran cantidad de nutrientes, es esencial tener una serie de precauciones previas a su cocinado

Se considera la quinoa como un alimento de consumo muy recomendable porque contiene numerosos minerales, pocos carbohidratos y está muy cercana a ser una proteína. Pocos saben que es pariente cercano de la remolacha y de la espinaca -pertenecen a la misma subfamilia chenopodioideae de las amarantáceas-. Y fue uno de los principales ingredientes consumido porlos pueblos andinos, sobre todo los incas, al que atribuían carácter sagrado. Se cultiva sobre todo en la cordillera de los Andes, aunque los principales productores de este superalimento son Bolivia, Perú y Ecuador.

No se puede cocinar en su estado natural porque posee un componente, llamado saponina - que tienen otros alimentos como la yuca, el ginseng y otras legumbres y que se emplea para fabricar jabones, sofocar incendios o producir determinados medicamentos-, cuyo consumo, en muy altas cantidades, puede llegar a ser muy tóxico.

Las saponinas contribuyen a la dureza natural y al aguante ya demostrado a través de los siglos de la quinoa, pues actúan como pesticidas naturales durante su desarrollo.

Sin embargo, tienen una serie de contraindicaciones, desde un punto de vista alimentario:

  • Reducen la absorción del hierro
  • Pueden interferir en la digestión de algunos alimentos
  • Pueden incrementar el nivel de colesterol en el hígado y en la sangre
  • Aportan un sabor amargo

Así que lo mejor es eliminar la saponina. Para ello tendremos que lavar bien la quinoa, colocándola en un colador grande que pondremos bajo el chorro de agua fría, frotando bien con las manos para eliminar esa sustancia. Verás cómo se forma una espuma que después del lavado, se irá quitando. No dejes la quinoa en remojo porque de esa forma, se sigue quedando pegada a los granos.

Hay que decir que esta semilla cuando la compramos envasada, suele venir lavada -aunque no está de más pasarla por el grifo por si quedara algún resto- pero si la adquieres a granel -cada vez hay más negocios especializados en la venta de este tipo- sí habrás de realizar este paso, a conciencia, antes de cocinarla.

La quinoa puede prepararse cocida, al vapor o al horno. La proporción es de 3 partes de líquido -caldo o agua- por 1 parte de semillas- para que cada grano doble su tamaño y libere su germen blanco. Podemos tostarla previamente en una sartén para lograr unos matices a fruto seco.

Es un ingrediente comodín, que puede prepararse en ensaladas, salteados, bizcochos, tartas, sopas, guisos, etc. Os dejamos unos cuantos ejemplos:

Minihamburguesas de quinoa, brócoli y bacon

Ensalada de quinoa y queso fresco con arbequinas

Ensalada templada de quinoa con naranja y parmesano

Más sobre

Read more