Esta receta te hará amar el tofu

Y será el primer plato con el que aprenderás a marinar este ingrediente rico en proteínas y muy bajo en grasas, que empezarás a incluir en otros muchos. Anota, porque es sencillo y calentito. ¿A que apetece?

Nadie sabe muy bien qué es el tofu. Bueno, quizás sí: es ese bloque blanco que empezaron vendiendo en las zonas de comida especializada, que lo comen los vegetarianos y que, de repente, se ha colocado al lado de otros productos básicos como el queso. Hasta aquí es la relación que muchos de nosotros hemos tenido siempre con este producto. Sin embargo, en los últimos años la curiosidad ha hecho que, poco a poco, muchos sean los que se atrevan a probarlo e intentar incluirlo en su dieta diaria. Y es que, aunque no es un alimento que haya crecido con nosotros en casa, está pasando de ser un complemento más en un plato a ingrediente base de muchos de ellos. Y no solo para aquellos que llamamos veggies. No necesitas ser vegano o vegetariano para consumirlo, ya que sabe adaptarse a muchas recetas. Si eres de los reticentes o de los que aún no saben cómo enfrentarse a él, toma nota.

¿Qué es el tofu y cuáles son sus propiedades?

El tofu es un alimento que se obtiene de la soja que es, a su vez, una legumbre con un alto valor nutricional y muy saludable; características que, sin duda, consigue mantener. Similar al proceso que se hace con la leche para conseguir queso, el tofu proviene de la coagulación de la bebida de soja, con lo que se necesitan tres ingredientes para su elaboración: semillas de soja, agua y coagulante. Es rico en proteínas, en hierro y calcio, contiene aminoácidos esenciales y nos ayuda a reducir los niveles de colesterol en sangre. Así que, salvo por su sabor algo insulso, todo son ventajas. Y esto tiene solución.

‘Tips’ para darle sabor al tofu

Ni se te ocurra comerte el tofu tal cual, al natural, porque entonces eso que te hemos prometido, no podremos cumplirlo. Así que, empieza leyendo estos consejos para que este producto, que nació en China cuando se buscaban píldoras para la inmortalidad, te conquiste.

  • Marínalo siempre encerrándolo en un bote con alguna de tus salsas favoritos (nos vale hasta la miel) y reservándolo en la nevera al menos dos o tres días.
  • Fríelo en una sartén, a cubitos, con un poco de aceite de coco o aceite de oliva para que se dore y absorba mejor los sabores y especias.
  • Hazlo crispy empanándolo con un poco de sésamo.
  • E inclúyelo, poco a poco, en recetas como esta que te proponemos a continuación, o como todas las que ya te contamos en este enlace.

Paso a paso: sopa de coco, jengibre y tofu

Más sobre

Read more