Bizcocho de calabaza y frutos secos

Dificultad: Fácil

Tiempo de elaboración: 50 minutos

Número de comensales: 6

Número de raciones: 6

Autor: ¡HOLA! Cocina

La calabaza es una de las hortalizas más típicas del otoño e invierno, con un sabor dulce y una textura, una vez cocinada, muy suave. Por eso, le aporta tanto a cualquier pastel o bizcocho. Su combinación con los frutos secos es, además, mágica.

bizcocho-calabaza-frutos-secos

Dificultad: Fácil

Tiempo de elaboración: y 50 minutos 50 minutos

Número de comensales: 6

Número de raciones: 6

Autor: ¡HOLA! Cocina

La calabaza es una de las hortalizas más típicas del otoño e invierno, con un sabor dulce y una textura, una vez cocinada, muy suave. Por eso, le aporta tanto a cualquier pastel o bizcocho. Su combinación con los frutos secos es, además, mágica.

Ingredientes

  • 250 g calabaza sin corteza ni pepitas
  • 150 g azúcar
  • 1 sobres levadura en polvo
  • 170 g harina
  • 70 g aceite de girasol
  • 3 ud huevos
  • 1 ud ralladura de limón
  • 1 ud ralladura de naranja
  • 1 pizca sal
  • Nueces
  • Almendra entera
  • Avellanas
  • Canela molida

Preparación

  • Precalentamos el horno a 180 ºC.
  • En un bol grande, colocamos la calabaza en trozos y trituramos muy bien con la batidora. Añadimos el azúcar y mezclamos de nuevo. Si lo prefieres, podemos rallar la calabaza y unirlo al azúcar directamente.
  • Añadimos los tres huevos, el aceite de girasol y batimos un poco más para que la mezcla nos quede homogénea.
  • En otro bol, tamizamos con un colador la harina y la levadura. A continuación, lo agregamos a la mezcla anterior, removiendo muy bien hasta que todos los ingredientes estén perfectamente integrados.
  • En un bol más pequeño, o incluso en un plato, enharinamos los frutos secos. Los podemos añadir a la mezcla enteros o picados con un cuchillo. Lo hacemos suavemente, con la ayuda de una cuchara de madera.
  • Por último, incorporamos la canela, las ralladuras de limón y naranja, moviendo con la misma cuchara de madera de una forma suave y envolvente.
  • Untamos un molde desmontable con un poco de mantequilla, espolvoreamos también harina para que no se nos pegue y echamos la mezcla.
  • Horneamos durante 30 minutos.
  • Antes de sacarlo, comprobamos que está bien hecho pinchando con un palillo. Si aún está húmedo, déjalo cinco minutos más.