'Makis' de calabacín y aguacate

Dificultad: Fácil

Tiempo de elaboración: 20 minutos

Número de comensales: 4

Tipo de receta: Vegetariana

Autor: ¡Hola! Cocina

Esta receta está especialmente pensada para todos aquellos a los que no les guste el pescado crudo, los vegetarianos o quienes se están iniciando en la cocina japonesa. Utiliza la técnica nipona para hacer 'makis', pero de una forma un poco diferente donde no interviene el tradicional arroz de sushi. Es un bocado muy fresco y lleno de vitaminas que además es perfecto para un aperitivo o una cena ligera. Tus invitados te lo agradecerán.

makis-calabacin-aguacates

Dificultad: Fácil

Tiempo de elaboración: y 20 minutos 20 minutos

Número de comensales: 4

Tipo de receta: Vegetariana

Autor: ¡Hola! Cocina

Esta receta está especialmente pensada para todos aquellos a los que no les guste el pescado crudo, los vegetarianos o quienes se están iniciando en la cocina japonesa. Utiliza la técnica nipona para hacer 'makis', pero de una forma un poco diferente donde no interviene el tradicional arroz de sushi. Es un bocado muy fresco y lleno de vitaminas que además es perfecto para un aperitivo o una cena ligera. Tus invitados te lo agradecerán.

Ingredientes

  • 2 ud calabacín grandes
  • 2 ud aguacate
  • 1 dientes dientes de ajo
  • 1 ud zumo de lima
  • 200 g queso cremoso de untar bajo en grasa
  • 1 ud guindilla picada
  • 80 g semillas de sésamo blanco tostadas
  • Sal
  • Pimienta negra

Preparación

  • Corta cada calabacín en sentido longitudinal en cuatro láminas con ayuda de una mandolina.
  • Escalda las láminas en una cazuela con agua salada 10 segundos.
  • Escúrrelas, refréscalas en agua helada y sécalas con papel absorbente.
  • Pela y pica el ajo.
  • Pela los aguacates, retira el hueso y echa la carne en un cuenco con el zumo de lima, el ajo picado, 2 cucharadas soperas de agua templada, una pizca de sal y de pimienta recién molida. Machaca con un tenedor hasta obtener una pasta homogénea.
  • Extiende una fina capa de esta mezcla sobre cada lámina de calabacín, enrolla como si fueran makis y sujeta los rollitos con un palillo.
  • Echa la crema de queso en un cuenco con 2 cucharadas soperas de agua caliente y bate hasta obtener una crema que pueda untarse fácilmente.
  • Retira los palillos de los rollitos y unta delicadamente el exterior con la crema de queso.
  • Echa en un plato hondo las semillas de sésamo y reboza los rollitos.

Presentación

  • Coloca los makis en los platos de presentación, espolvoréalos con la guindilla picada y sírvelos fríos. Los puedes acompañar con un poco de salsa de soja.