Ensalada de remolacha, lentejas y queso azul

Dificultad: Fácil

Tiempo de elaboración: 50 minutos

Número de comensales: 4

Tipo de receta: Baja Caloría

Autor: ¡Hola! Cocina

Esta deliciosa ensalada de remolacha, lentejas y queso azul es un plato de lleno de contrastes, colores y diferentes texturas que te sorprenderán. Tiene unos sabores muy peculiares y es perfecta para una comida o cena ligera o incluso para llevar al trabajo. Fácil, sana y llena de color. El universo de los quesos azules es interminable: Gorgonzola, en Italia; Roquefort, en Francia; Cabrales, en España; Stilton, en Inglaterra, etc, etc. De sabor y aroma pronunciados, aporta a la ensalada un toque inconfundible. Si no te entusiasma, no dudes en sustituirlo por otra variedad que sea más de tu agrado.

ensalada-de-remolacha

Dificultad: Fácil

Tiempo de elaboración: y 50 minutos 50 minutos

Número de comensales: 4

Tipo de receta: Baja Caloría

Autor: ¡Hola! Cocina

Esta deliciosa ensalada de remolacha, lentejas y queso azul es un plato de lleno de contrastes, colores y diferentes texturas que te sorprenderán. Tiene unos sabores muy peculiares y es perfecta para una comida o cena ligera o incluso para llevar al trabajo. Fácil, sana y llena de color. El universo de los quesos azules es interminable: Gorgonzola, en Italia; Roquefort, en Francia; Cabrales, en España; Stilton, en Inglaterra, etc, etc. De sabor y aroma pronunciados, aporta a la ensalada un toque inconfundible. Si no te entusiasma, no dudes en sustituirlo por otra variedad que sea más de tu agrado.

Ingredientes

  • 1 ud remolacha grande
  • 250 g lentejas cocidas
  • 100 g brotes de ensalada
  • 200 g queso azul
  • 100 g nueces peladas y partidas
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Vinagre balsámico
  • Sal al gusto

Preparación

  • Lava muy bien la remolacha bajo el grifo.
  • Pon a hervir agua en una cacerola y añade dos cucharadas de vinagre. Esto ayudará a mantener los colores brillantes de la remolacha.
  • Cuando el agua rompa a hervir, introduce la remolacha en la cacerola y cocina a fuego medio durante 30 minutos.
  • Pasado ese tiempo, saca la remolacha, con cuidado de no quemarte, y métela en agua fría con hielo durante 10 minutos para cortar la cocción y para que se enfríe y puedas pelarla y cortarla sin problemas.
  • Pela la remolacha con un pelador y con un cuchillo bien afilado, corta la remolacha en finas rodajas y reserva. Si tienes una mandolina te será mucho más fácil. Hazlo sobre un paño o una tabla de cocina, la remolacha mancha mucho. Reserva.
  • Escurre las lentejas cocidas bajo el grifo.
  • Ahora cubre la mitad del plato con las lentejas cocidas y la otra mitad con la ensalada variada de brotes.
  • Coloca las rodajas de remolacha en el plato y desmiga por encima el queso azul.
  • Esparce las nueces y finalmente aliña con aceite de oliva virgen extra, unas gotas de vinagre de Módena y sal al gusto.