No consigo perder peso, ¿qué estoy haciendo mal?

Si empezaste el año con el propósito de eliminar las consecuencias (no deseadas) de las navidades y, por más que te esfuerzas, no lo consigues, te desvelamos cuáles están pudiendo ser los errores que te lo impiden

Para muchas personas, el año empieza con el decidido propósito de eliminar lo que los excesos navideños han hecho en nuestro peso, pudiéndolo haber elevado unos cuántos kilos; pero, por más que te esfuerzas, no lo consigues, te frustras y acabas preguntándote qué estás haciendo mal. Dedicarte a contar calorías únicamente no te llevará a lograr ese objetivo que te has marcado: adelgazar. Por eso, te proponemos que revises este listado de pautas saludables con el que sí que conseguirás ganarle la batalla a la báscula.

  • ¿Tomás azúcares añadidos? Son calorías vacías que, nutricionalmente, no aporta nada y que lo único que harán será llevarte a comer más; sobre todo, desecha la idea de que por la mañana te podrían aportar más energía.
  • ¿Consumes margarina? En realidad, no son grasas buenas. Utiliza en su lugar mantequilla, aceite de oliva virgen extra o aceite de coco (siempre orgánico).
  • Ojo con los alimentos que puedes considerar saludables, como el fiambre de pavo o el jamón cocido, porque casi seguro que llevan menos de un 94% de carne. Lo mejor es que mires la etiqueta y elige los que tengan más contenido de carne y menos aditivos.
  • ¿Los cereales que consumes son todos integrales al 100%? Es importante que así sean, pues son mucho más saciantes y te ayudarán a conseguir la cantidad de fibra que tu cuerpo necesita cada día.
  • No disminuyas el consumo de huevos pensando que tienen mucha grasa o que no son saludables, porque la grasa que aportan es de gran calidad y sus proteínas tienen un alto efecto saciante. Eso sí, en la medida de lo posible, cómpralos ecológicos o de corral. Compruébalo mirando el primer número que aparece impreso en su cáscara: debe ser siempre un 0 o un 1.
  • Consume más pescados azules, ricos en Omega 3, porque son beneficiosos para tu salud cardiovascular y mental, además de ayudarte a mantener un buen estado de ánimo. Recuerda elegir los de menor tamaño, como los boquerones, sardinas, la caballa o las anchoas.

receta-atun-lentejasVER RECETA

Paso a paso: atún con lentejas, cilantro y nueces

 

  • ¿Qué tomas como snack de media mañana o en la merienda? Los frutos secos, que se pueden consumir también en crema, son una de las mejores opciones. Contienen grasas saludables y tienen efecto saciante. ¡Ah, y no te olvides de las aceitunas!
  • ¿Consumes productos procesados o precocinados? Suelen llevar grasas de mala calidad, como el aceite de oliva refinado, que se altera cuando se fabrican, eliminando gran parte de sus ventajas. Además, muchos de ellos llevan aceite de girasol (el que no es alto oleico), mucho más apto para freír los productos.
  • ¿Te acuerdas de la fiebre del aguacate? Pues mantenla durante este año, pues es otro alimento con un tipo de grasas muy buena. Saludable, saciante y que puede ayudarte a disminuir la cantidad de otros ingredientes para controlar la ración de tus platos.

receta-tarta-aguacate-coco

Paso a paso: tarta de aguacate y limón

 

  • ¿Tomas productos light o 0%? Aunque es cierto que tienen menos calorías, al saciar menos, comerás más. Recuerda también que en casi todos los productos que te informan de que llevan un 0% de materia grasa, esta ha sido sustituida por azúcar.
  • ¿Compras productos etiquetados como bajos en azúcar o bajos en grasa? ¡Que no te confundan! Estos nombres no deben seducirte en absoluto. Ve más al mercado y menos al supermercado. Compra menos productos envasados, así no te confundirás a la hora de saber elegir bien qué debe llenar tu despensa: legumbres, frutos secos, verduras, frutas, huevos, carnes, pescados y arroz deben ser la base de tu alimentación.

Más sobre