Refrescos, zumos, batidos… ¿Cuál es su papel a la hora de 'mantener a raya' la báscula?

Aunque a veces prestemos más atención a la comida, no hay que olvidar que las bebidas interfieren también de forma fundamental a la hora de ganar o perder peso

En muchas ocasiones, a la hora de establecer un plan de alimentación para conseguir bajar unos kilos tenemos muy en cuenta el aporte calórico de los distintos alimentos. Sin embargo, no siempre recordamos que las bebidas interfieren también de manera importantísima en el sobrepeso. Ya te hemos contado los mitos y verdades relacionadas con el consumo del agua. Éstas son otras cuestiones a tener en cuenta el lo relativo a otras bebidas (refrescos, batidos, cócteles...), más presentes, si cabe, en nuestra dieta durante estos meses de verano y sus altísimas temperaturas.

-En cuanto a los zumos, a pesar de su gran aporte vitamínico, resultan poco saciantes. Por ejemplo, un zumo de naranja lo obtenemos a partir de tres piezas, y llena menos que una sola pieza completa, que contiene además fibra y pulpa. Por lo tanto, en caso de querer perder peso, resultará más recomendable consumir la fruta entera.

-Recuerda que los refrescos son altamente energéticos y contienen elevadas cantidades de azúcar. Una alternativa puede ser su versión ligera pero ¡cuidado!: son más bajos en calorías pero no quiere decir que podamos abusar de ellos. Por ello, es importante la información nutricional de los envases. No podemos pensar que, por ser 'light', se puede tomar las cantidades que queramos.

-Tampoco son en absoluto recomendables las bebidas alcohólicas puesto que aportan calorías vacías, esto es, gran cantidad de calorías pero de muy bajo o nulo valor nutricional. Así que, esos cócteles veraniegos... ¡con moderación!

-Respecto a los lácteos, opta por los desnatados; los valores nutritivos se conservan pero su cantidad de grasa es bastante inferior.

-Resultan también muy aconsejables las infusiones, generalmente digestivas y diuréticas (como el agua, ayudan a eliminar toxinas). En su versión fría (añadiéndoles simplemente unos cubitos de hielo) son una alternativa ideal para refrescar el paladar sin sumar apenas calorías a la dieta.

Más sobre

Read more