Diez beneficios de la dieta atlántica

Este tipo de alimentación, propia de las regiones bañadas por el Atlántico, puede ser gran aliada de la salud, además de dar lugar a platos ¡simplemente deliciosos!

Si nos ponemos a pensar en modelos de alimentación saludables, es fácil que el primero que nos venga a la cabeza sea la dieta mediterránea. Sus beneficios para la el organismo están fuera de toda duda y son muchos los estudios que así lo refrendan. No obstante, existen también otros modelos válidos para una alimentación sana. Es, por ejemplo, el caso de la dieta atlántica, enraizada en el ADN culinario de los países bañados por el Atlántico, y que en España encuentra su máximo exponente en Galicia.

Un modelo de larguísima tradición, que en los últimos tiempos ha adquirido, si cabe, mayor relevancia: clara muestra de ello la encontramos, sin ir más lejos, en el gran número de restaurantes especializados en este tipo de cocina; sólo en Madrid, tenemos nombres como ‘Atlántico’ y el recién abierto 'Atlántico. Casa de Petiscos' (ambos, con el chef Pepe Solla detrás); ‘Barra Atlántica'; ‘Atlantik Corner’… Otro de los establecimientos madrileños donde ponen en práctica los preceptos de dicha cocina es el restaurante ‘Montes de Galicia’.

montes_VER GALERÍA

Hoy su jefa de Sala, Rocío Yagüe, nos cuenta algunos de los motivos principales por los que la dieta atlántica resulta beneficiosa para la salud:

1) Es un tipo de alimentación basada en materias primas de alta calidad. No por casualidad, asociamos siempre la cocina gallega con la idea de una ‘cocina de producto’.

2) Las elaboraciones persiguen un cocinado lo más natural y sencillo posible para mantener la calidad de los ingredientes y su valor nutritivo.

3) Se da un consumo habitual de pescados y mariscos, algo muy interesante nutritivamente hablando: son una magnífica fuente de proteínas de alto valor biológico y, sobre todo en el caso de los azules, de ácidos grasos Omega 3.

pescado_marisco_VER GALERÍA

4) Se controla el exceso de grasas y las cocciones excesivas.

5) Al igual que la dieta mediterránea, se prioriza el uso del aceite de oliva como principal grasa culinaria, especialmente como aderezo en crudo.

6) También se da un alto consumo de frutas y hortalizas. Entre estas últimas destacan el repollo, la berza, los grelos, las nabizas… aunque también están presentes las judías, pimientos, cebollas, zanahorias, guisantes y ajos.

7) En relación a las patatas, éstas se suelen tomar cocidas (una de las formas más saludables de consumirlas). Y es que un rico ‘cachelo’ se convierte en acompañamiento perfecto para muchos platos propios de este tipo de dieta.

8) También los lácteos tienen protagonismo, ya sea en forma de leche, pero también en derivados fermetados con beneficios adicionales (como los yogures).

9) La carne roja, también presente en la alimentación atlántica, puede resultar beneficiosa (siempre, eso sí, con moderación), dado su alto valor proteico.

10) La dieta atlántica recomienda la ingesta abundante de líquidos, sobre todo de agua como bebida de excelencia.

Más allá de todos estos beneficios relacionados con la nutrición, la dieta atlántica da lugar, como decíamos al principio, a platos deliciosos. A modo de ejemplo, os proponemos hoy esta lubina a la pimienta con arroz que se sirven en el restaurante ‘Montes de Galicia’ y cuyo modo de elaboración podrás descubrir pulsando aquí debajo sobre la imagen inferior:

lubina_VER RECETA

Más sobre