¿Por qué es importante incluir ácido fólico en la dieta?

Hay determinadas épocas, como por ejemplo el embarazo, en las que la presencia de esta vitamina es especialmente conveniente. Te contamos los motivos, así como los alimentos donde la puedes encontrar.

Ácido fólico, folato... muchas veces nos perdemos al escuchar este tipo de palabras. Sabemos que su presencia en nuestra dieta es importante pero, ¿por qué exactamente? La Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) nos lo cuenta:

 


Los cítricos y las verduras de hoja verde, dos de los grupos de alimentos
que nos ayudan a incluir esta vitamina en la dieta


Primero comencemos por aclarar conceptos: el ácido fólico y el folato son diferentes palabras para la misma vitamina; una de las vitaminas del complejo B, especialmente importante en el tiempo de crecimiento, la adolescencia y durante el embarazo. ¿El motivo?: que esta vitamina ayuda a prevenir ciertos defectos congénitos relacionados con el cerebro y la médula espinal (llamados defectos del tubo neural). De ahí que se aconseje que la mujer lo consuma antes de la concepción y durante la primera etapa de la gestación para prevenir estos defectos (para las mujeres en edades que puedan quedar embarazadas, la recomendación es 400 mcg. de ácido fólico diario).

Pero a pesar de hacer referencia a la misma vitamina, la diferencia entre ácido fólico y folato es que el primero es la vitamina del complejo B hecha por el hombre y que es usada como suplemento de vitamina y añadida a ciertos alimentos (llamados alimentos enriquecidos o fortificados), mientras que el folato es la forma natural de la vitamina del complejo B y se encuentra naturalmente en algunos alimentos.

Así por ejemplo, la mejor fuente de cara a incluir esta vitamina en nuestra dieta serían productos como los cereales que son fortificados o enriquecidos, las hojas verdes, las frutas cítricas, algunas judías, o el hígado.


Más sobre

Read more