Unas rosquillas muy 'tontas' pero… ¡deliciosas!

Se trata de uno de los dulces más típicos de ‘San Isidro’, fiestas patronales que la ciudad de Madrid celebra cada año a mediados de mayo. ¿Te animas a prepararlas?

Cocido madrileño, callos, rabo de toro… son algunos de los clásicos de la cocina típica de la capital, que cada mes de mayo celebra sus fiestas patronales (siendo el 15 el día ‘grande’). Pero si hay un ‘bocado’ que instantáneamente se asocia a las fiestas de San Isidro ése es, sin duda, las ricas rosquillas artesanas, en sus distintas variedades, con nombres tan curiosos como tontas, listas, de Santa Clara... Tal vez hayas oído hablar de ellas o, incluso, has tenido la oportunidad de degustarlas, pero... ¿sabes exactamente en qué se diferencian?



En realidad, todas ellas parten de la misma base (harina, azúcar, huevo, anís, aceite y piel de limón), y a partir de ahí surgen las diferentes ‘versiones’. Desde la pastelería madrileña ‘Riofrío’ nos enseñan a distinguirlas:

  • Las rosquillas tontas son simplemente la masa tradicional sin baños adicionales.
  • Las rosquillas listas van bañadas con un azúcar fondant (elaborado con un sirope de azúcar, zumo de limón y huevo batido). Pueden prepararse de diferentes colores aunque el más habitual es el amarillo.
  • Las rosquillas de Santa Clara, (presentes en Madrid desde el siglo XV gracias a las monjas Clarisas) están recubiertas con un merengue seco, originalmente blanco.
  • También existen las denominadas rosquillas francesas, que acaban con un rebozado de granillo de almendra.

Y si no vas tener la ocasión de acercarte a Madrid estos días y te apetece probar estas rosquillas, te damos la receta para prepararlas en tu propia casa. Es la receta base, esto es, la de las ‘tontas’ (aunque, eso sí, riquísimas). Así, a partir de ella, puedes también echarle imaginación e inventar tus propias variedades:

  • Como ingredientes necesitarás: 1/4 dl de aceite, 1 cucharada de anís tostado, 150 gr de azúcar, 1/4 kg de harina floja, 6 huevos.
  • Bate los huevos con el azúcar hasta que la mezcla esté esponjosa.
  • Agrega después el anís tostado y molido y el aceite.
  • Cuando todo esté bien mezclado, incorpora la harina y amásalo bien para que las rosquillas queden esponjosas.
  • Haz pequeñas porciones con la masa formando bolas y en el centro haz un orificio y ve colocándolas en la bandeja del horno dejando que reposen 15 minutos.
  • Barnízalas con huevo y cuécelas en el horno, más bien fuerte, hasta que estén doradas.

Más sobre

Read more