Tarta de queso sin horno y con un toque de limón, simplemente, deliciosa

No necesitaremos de muchos ingredientes, por lo que los podrás tener en casa perfectamente, aunque al tener que conservarse en la nevera, necesitaremos de algo más de tiempo para su preparación

¿Es la tarta de queso uno de los postres más preparados? Posiblemente, y es que lo cierto es que su sabor es tan delicioso y fresco que se tiene bien ganada la fama de ser una tarta ideal para cualquier comensal. Además es muy fácil de preparar y admite una enorme variedad de ingredientes para brindarle un toque genuino y diferente.

Precisamente en esta ocasión toca preparar una de las más sugerentes, con sabor a limón. Un postre para el cual ni tan siquiera emplearemos el horno, por lo que se elabora de una forma mucho más cómoda y sencilla. Asimismo, tampoco necesitaremos de muchos ingredientes, por lo que los podrás tener en casa perfectamente. Aunque al tener que conservarse en la nevera, necesitaremos de algo más de tiempo para su preparación.

Es una receta que queda muy bien para la hora de merendar o para el desayuno. Pero también es perfecta para disfrutar como postre después de una cena entre amigos. Una tarta que, en realidad, es también todo un éxito entre los más pequeños, que disfrutan con el frescor del queso y el sabor del limón. En definitiva, el plato ideal para chuparse los dedos.

Ingredientes

  • 1 paquete de galletas tipo María.
  • 120 gramos de mantequilla.
  • 500 gramos de queso para untar.
  • 400 gramos de leche condensada.
  • Zumo de un limón.
  • Ralladura de un limón.
     

tarta de queso2VER GALERÍA
 

Preparación, paso a paso

-Tritura las galletas con un mortero o colocándolas en una bolsa de plástico y golpeándolas con un rodillo.

-Derrite la mantequilla al baño María o en el microondas y mezcla con las galletas hasta formar una pasta que será la base de la tarta.

-Pon esta mezcla en un molde desmontable presionando bien con los dedos para que quede lisa y compacta y luego llévala a la nevera.

-Echa la leche condensada en un recipiente con el queso de untar (el queso debe estar a temperatura ambiente).

-Bate a velocidad mínima con varillas eléctricas o a mano hasta que quede todo bien homogéneo.

-Añade a esta preparación la ralladura de limón y vierte el zumo poco a poco, sin dejar de mezclar hasta conseguir una pasta esponjosa.

-Saca la base de galletas de la nevera y echa encima la crema de queso y limón.

-Llévala de nuevo al frigorífico durante unas 5-6 horas aproximadamente hasta que se endurezca.

-Se puede decorar de múltiples formas. Una opción muy interesante es espacirle por encima un poco de jarabe o sirope de fresas. Hay quien, sin embargo, prefiere añadirle a la tarta chocolate blanco en trocitos o incluso limón rallado.

Más sobre

Read more