John Travolta muestra su lado más protector con su hija Ella

El actor visitó 'The Ellen DeGeneres Show' y contó que no quiere que sus hijos se vayan de casa cuando crezcan

¡Cómo pasa el tiempo! Fue hace siete años cuando Ella, la hija de John Travolta, acompañó a su padre a The Ellen DeGeneres Show siendo ésta su primera aparición en un ‘talk show’. Ahora, la niña que se ha convertido en una hermosa adolescente, quien acaba de cumplir 16 años, volvió al reconocido programa televisivo sentándose, una vez más, al lado de la estrella de Hollywood.


John Travolta visitó 'The Ellen DeGeneres Show' acompañado por su esposa y su hija Ella.

En compañía también de su esposa, Kelly Preston, el protagonista de Grease respondió las preguntas de la conductora hasta llegaron a un tema un tanto incómodo para él, la vida amorosa de su hija. “No, no interfiero en eso”, fueron las palabras de John Travolta además de agregar que no suele hacer preguntas al respecto. Al parecer, diferente es la relación entre madre e hija ya que Kelly Preston contó que ella sabe todo en relación a la vida personal de Ella. Finalmente, el artista volvió a tomar la palabra diciendo: “Digamos que no quiero que mis hijos se vayan de casa”. Con esta frase, John vuelve a demostrar ser un padre de lo más protector y cercano a sus hijos.


John Travolta y Kelly Preston están muy orgullosos de Ella, quién recientemente cumplió 16 años de edad. Foto: Getty Images.

En 2009, cuando John Travolta y Ella fueron al programa de Ellen DeGeneres se hizo evidente la complicidad que existe entre padre e hija, además de la tremenda admiración que se tienen. Con motivo de su participación en la película Old Dogs, en la que trabajó junto a sus padres, la simpática niña contó lo entretenida que había sido toda la experiencia para ella: “Fue divertido verme en la pantalla y decir ‘sí, no es que sólo están allí mis papás sino que ahora yo también’.

Justamente ese mismo año, la familia Travolta había sufrido un duro golpe cuando Jett, el primogénito de John y Kelly, falleció durante unas vacaciones en Bahamas a causa del síndrome de Kawasaki, una enfermedad crónica que afecta a los niños y que puede provocar dolencias cardíacas. Un año después, la familia volvía a sonreír gracias a la llegada al mundo de Ben, quien nació en noviembre de 2010.

Más sobre