Alaïa, la hija de Adamari López, en sus primeras apariciones públicas

por hola.com

A penas tiene un mes de edad cumplido, y ya cuenta toda la atención de los medios. La pequeña Alaïa Costa López ha logado atraer la mirada de propios y extraños, mientras que su orgullosa mamá, Adamari López, la presenta con sumo orgullo.

La conductora del programa de televisión matutino Un nuevo día llevó a la pequeña bebita para que conociera a todos sus compañeros de trabajo, el jueves pasado; convirtiéndose en la invitada estelar de la producción.

AlaiaVER GALERÍA

A través de la cuenta oficial del programa y de las respectivas cuentas sociales de los miembros del equipo de trabajo, las imágenes del encuentro se volvieron públicas. “Qué milagro de Dios. Alaïa con nosotros. ¡Cuánto te esperamos mi niña!”, comentó la también conductora Rashel Díaz, incluyendo una selfie con Alaïa.

Otros miembros del staff siguieron su ejemplo, pues, como bien describe Adamari, “todos son tíos”. Más que una frase, se trata de un sentimiento de afecto real. Todo comenzó tiempo antes de que diera a luz, cuando la conductora de televisión –famosa por su trato cálido y amigable- decidió generar un vínculo muy especial y familiar con sus colegas y admiradores.

alaia selfieVER GALERÍA

Aunque aún faltan unas semanas para que Adamari retome su rutina de trabajo, la actriz decidió visitar a sus amigos en compañía de su prometido, el coreógrafo español, Toni Costa. Al respecto, la mamá primeriza comentó a People: “Me encanta el trabajo, pero el tener que despegarme aunque sea unas horitas (de mi bebé), sé que me costará”.

Aunque su presencia causó revuelo, Alaïa no se inmutó, continúo con su plácida siesta, como se aprecia en las imágenes de la reunión. Evidentemente, se trata de una bebé excepcional. Por lo que cuando la presentadora puertorriqueña asevera: “Mi hija es un milagro de Dios”, todos sus "tíos" concuerdan en que tiene razón.

¿Ya nos sigues en Pinterest? Haz clic y "pinea" con nosotros.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie