Carmen Morales: 'Mi hijo Christian me ha enseñado muchísimas cosas. Con él he aprendido a difrutar de la vida'

EL AMOR EN UN SEGUNDO PLANO
¿Te sientes afortunada?
Pues depende. En lo profesional sí porque he ido enlazando un trabajo con otro. En el amor a veces pienso que no. Aunque ahora no me hace falta, me siento muy bien conmigo misma y soy feliz con lo que tengo. Yo estoy bien si mi hijo está bien y si tengo trabajo para mantenerle a él y a mi casa. Como decía, el amor ahora mismo lo tengo en un segundo plano, no lo tengo en el primero porque no lo necesito.
¿Al hablar del amor, lo haces acaso desde el resquemor?
No. Hablo de que ahora mismo no me siento en un momento de mi vida en el que yo pueda dar todo lo que una persona se merece ni recibirlo. Y no es justo ni para la otra persona ni para mi. No cierro puertas al amor pero tampoco las tengo de par en par buscando. Soy feliz como estoy y ahora mismo no necesito compartir mi vida con nadie, no doy explicaciones y hago lo que quiero. Soy feliz con mis amigos, con mi hijo, con mis sobrinos, con mis hermanos, con mis padres, tengo todo lo que me hace falta ahora mismo para ser feliz.. Repito, soy feliz como estoy y no me hace falta nada más.
¿Cómo debería ser el hombre que un día pueda compartir tu vida y la de Christian?
Simplemente me tiene que querer a mi y por supuesto a mi hijo. Debe reunir las cualidades que toda mujer busca en su compañero, pero no tengo un estereotipo de hombre.
Pretendientes no te faltarán...
Pues a lo mejor es que soy muy exigente, que voy mucho a lo mío. ¡Es que estoy tan feliz como estoy!
¿Actualmente, cómo es tu relación con Oscar Lozano?
Mantenemos una buena relación por él niño. Cuando quiere ver a su hijo le ve, cuando el niño quiere ir a casa de su padre, va. Lo estamos haciendo todo de la forma más suave y sutil posible para que no haya esa maleta de fin de semana sí, fin de semana no, que se va a otra casa, sino que sea todo más natural.

SUEÑOS POR CUMPLIR
¿Estás en un momento estable de tu vida?
Sí, mucho. Mi estabilidad radica probablemente en el trabajo. Estoy satisfecha con lo que he conseguido hasta ahora en mi vida. A mis treinta y tres años tengo un niño maravilloso, me ha dado tiempo a estudiar una carrera, a trabajar en muchas cosas y a encontrar el que me llenaba realmente..
¿En algún momento has echado de menos haber formado una ‘familia tradicional’, haberte casado?
Por mi no, quizá por el niño sí porque desde hace ya tiempo pregunta, tu le explicas y le cuentas dentro de un orden. En esos momentos, sobre todo al principio, cuando Christian empezó a preguntar, sentía mucha rabia de que no hubiera funcionado para que él hubiera crecido en un ambiente tradicional, que llegara a casa y tuviera a su mamá y su papá. Pero como digo, es muy inteligente y muy noble, lo entiende todo.
¿Por amor te tirarías a la piscina?
Ahora no, antes sí. Es esa madurez que me ha dado el ser madre y los años, por qué no, no es lo mismo tener veintitrés que tener treinta y tres..
¿Algún sueño por cumplir?
Sueños siempre hay, pero sobre todo tienen que ver con el trabajo, aunque no con recibir un premio. Hacer cine, ya que es un mundo muy complicado, o trabajar con este o aquel director, y no tener preocupaciones porque ésta es una profesión muy complicada. Mi sueño es sencillamente no tener esa inseguridad, no hace falta que se me amontonen las ofertas, pero sí que sea una cosa más continua.
¿Cómo definirías el momento que estás viviendo?
Pues muy bueno, porque estoy muy segura mi misma porque tengo esperanzas de trabajo en un futuro, porque mi hijo está creciendo sano y muy bien a mi lado y porque no estoy teniendo ningún problema de salud en el entorno familiar.

Más sobre

Read more