La escena está a un mundo de distancia de su papel de madre adolescente involuntaria en la película de 1980 «El lago azul», en que no sabe que va a tener un hijo hasta el mismo momento en que da a luz en la paradisíaca isla tropical. «La comparación y la imagen que todos tienen en la cabeza sigue siendo la de aquella quinceañera», exclama Brooke cuando se le dice que esa misma mañana habían puesto en televisión la película sobre los dos jóvenes náufragos. Y a ello añade: «Está muy grabado, y se me recuerda constantemente. La gente quiere que todos los días seas la persona que se introdujo en su salón».

Elegida regularmente como una de las cincuenta mujeres más bellas del mundo por la revista «People», Brooke ha salido en la portada del «Vogue» estadounidense trece veces desde que cumplió los catorce años y apareció en la portada de la revista «Time» en 1981 como rostro de los años ochenta.

Con ella puedo hacer borrón y cuenta nueva
Mirando amorosamente a su preciosa hija de ojos azules, Brooke dice: «Lo que tiene de maravillosa es que con ella puedo hacer borrón y cuenta nueva. Cuando le doy de comer, le sonrío y le doy mi cariño, estoy convencida de que Rowan cree que soy lo mejor que hay en el mundo. Ha traído la vida a esta casa. Al mirarla, pienso que es el único bebé que podríamos haber tenido».

—¿Se imagina a Rowan siguiendo sus pasos como actriz y modelo infantil?
—Si fuera algo que quiere hacer, no se lo negaría —dice con cuidado—. Pero, sinceramente —añade—, creo que es más sano no entrar (en el )mundo del espectáculo). No estoy segura de que quiera que sienta algunas de las cosas que yo he sentido, y es un sector muy difícil para trabajar, más aún de pequeño. Si quiere cantar y bailar, veré todas las producciones en las que trabaje.

Más sobre

Read more