Por su parte, el actor, que es licenciado en Literatura por la Universidad de Princeton, poco después de la boda confesaba: «Además de su belleza, una de las cosas que más me atrajeron de Tea, mi esposa, es que es una mujer muy inteligente. Puedo pasarme horas enteras hablando con ella sobre cualquier tema. Y eso, en los tiempos que corren, es muy difícil... y muy gratificante».

Meses después de contraer matrimonio, David y Tea compraron una casa en la playa de Malibú, que les costó algo más de tres millones de dólares, y que había sido construida en 1940. Por otra parte, Tea consiguió cambiar casi por completo el estilo de vida del protagonista de «Expediente X», según él mismo confesaba recientemente: «Yo antes era un juergista, pero poco a poco he ido cambiando. Le debo a Tea el haberme convertido en un hombre muy casero y muy familiar».

Cabe señalar, finalmente, que Tea y su esposo, Duchovny, forman uno de los matrimonios más unidos de la Meca del cine, sabiendo compaginar perfectamente la vida de hogar y su responsabilidad como padres (es frecuente verles llevando de paseo a sus dos hijos) con el trabajo como actores.

Más sobre

Read more