Nicole Kidman: 'No salgo con nadie. Tengo dos hijos y "mi historia de amor" es con ellos'

-¿En qué época de su vida se encuentra ahora? ¿Es usted feliz?
-"No lo sé. Hay una frase en "The hours" en la que Meryl Streep dice: "Hubo ese momento de felicidad y creí que era el comienzo de la felicidad". ¿Soy feliz?. Soy más sabia. Tengo momentos de gran felicidad y otros de terrible tristeza (su voz se quiebra y luego recobra su fuerza). De un modo extraño, ahora soy adulta. Ya no soy una niña. Estoy intentado vivir mi vida con integridad y dignidad, cuidar de mis hijos y ser responsable, y hacer mi trabajo. Obtengo mucha felicidad de mi trabajo.

-¿Está abierta a enamorarse otra vez?
"Sin duda. Estoy abierta a esa posibilidad. Me encantaría enamorarme perdidamente. Me gustaría mucho. Sería bonito que sucediese cuando menos se espera".

-Dicen precisamente que cuando menos se espera es cuando sucede...
-"Sí, eso he oído. Pasas una época e la que estás asustada (sujeta la cara con sus manos)...Me siento confusa".

-¿Cómo le explica a sus hijos que sus padres ya no están juntos?
-"Estoy decidida a mantener el mundo de mis hijos en un lugar sagrado. Cuando los adoptamos, les prometí en mi mente que les protegería y le amaría durante el resto de sus vidas, y parte de eso se consigue protegiendo su privacidad. Así que no quiero que ellos lean cosas sobre sí mismo en las revistas, ni de acerca de cómo les estamos educando Tom y yo".

‘HAY QUE ESTAR DISPUESTO A PERMITIR QUE EL AMOR EXISTA'
Usted ha rodado últimamente varios filmes. ¿Se metió de lleno en el trabajo para intentar aliviar el dolor?
"No hice ninguna película el año pasado. Fui incapaz de trabajar durante un período de tiempo. Necesitaba estar sola y con mi familia. Este año he ido a Montreal a hacer "The Human Stain" y a Suecia para rodar "Dogville", pero esos fueron papeles pequeños. Ahora he emprendido un papel protagonista en "Cold Mountain". He volcado mi energía en estas cosas, pero tengo suerte porque son personajes intensos y complejos. Sí, uno tiene que equilibrar eso. Es lo que yo aporto a mi trabajo".

-Para convertirse en Virginia Woolf sufrió una gran transformación, incluso física, ya que necesitó peluca oscura y una prótesis nasal. Es necesario tener coraje ...¿Fue de alguna manera una manera de liberarse?
-"No lo considero coraje. Me estaban haciendo un regalo. El director me decía "puedes hacerlo". Y mi inseguridad me decía "no sé si puedo". Me encantaba su perfil patricio. Estaba desesperada por empezar a trabajar. Me senté en la silla de maquillaje durante dos horas y media, escuchando música y relajándome. Cuando salí ya era Virginia. Fue como un baile llegar hasta allí. Fue muy liberador".

Más sobre

Read more