En esta edición de los Oscar el anfitrión fue el cómico Steve Martin. El actor estuvo toda la noche bromeando sobre los candidatos, aunque fracaso con Russell Crowe, al que no logro arrancar ni una sóla sonrisa. Todo lo contrario le ocurrió a Julia Roberts, que no paro de reirse en toda la ceremonia.

Más sobre