Salma Hayek

Salma Hayek y su divertida historia sobre su adolescencia y su desarrollo

La actriz habló sobre cómo el hecho de haber sido la última de sus amigas en desarrollarse, la llevó a pedir un milagro

¡Es hora de las historias de Salma Hayek! (otra vez) Durante el fin de semana, la actriz de Eternals volvió a compartir una historia personal y muy graciosa sobre sí misma de sus años de juventud en México. Durante una entrevista en The Graham Norton Show, en donde también estaba presente su amigo, el actor Antonio Banderas, la mexicana entró en detalles sobre lo insegura que llegó a sentirse mientras crecía. La actriz reveló que durante su adolescencia se sentía incómoda al no desarrollarse al mismo tiempo que sus amigas y que de hecho fue la última de ellas en hacerlo. Cuando fue cuestionada sobre si eso la hacía sentir insegura, la actriz fue contundente: “Sí, porque yo era la más joven de mi clase y todas las chicas comenzaron a recibirlas (en referencia a su busto) y yo no obtenía nada”, dijo.

Loading the player...

 

Más: Salma Hayek presume su abdomen plano un día antes de su cumpleaños número 53

La protagonista de Frida incluso compartió una tierna anécdota sobre un viaje familiar, en donde visitaron una iglesia muy especial. “Hicimos un viaje por carretera con mis padres y fuimos a una iglesia que tenía un santo que hacía muchos milagros”, contó. Mientras caminaban de regreso al auto, ella le dijo a su familia que había olvidado algo y regresó al templo. “Volví a la iglesia, puse en mis manos agua bendita y dije ‘por favor, Jesús, dame unas boobies’ (mientras ponía sus manos sobre su pecho)”.

La actriz pidió a Dios un milagro respecto a su busto

Más: Salma Hayek posa al lado de unas piñatas inspiradas en dos de sus personajes más icónicos

Esta no es la única historia de juventud que Salma ha compartido recientemente. Hace unas semanas, la también productora dio algunos detalles sobre cómo fue su primer beso cuando tenía 15 años. La actriz reveló que antes de ese gran momento, pidió algunos consejos a sus amigos y uno de ellos fue que se pusiera miel en los labios, así a su pareja le sabrían dulces y al mismo tiempo los suavizaría. Sin embargo, lo único que consiguió con esa técnica fue algunas picaduras de hormigas y una boca quemada.

Más sobre