Cristiano Ronaldo

Cristiano Ronaldo llora al recordar a su padre en una entrevista

El jugador vio unas imágenes inéditas de su padre y rompió en llanto, pues el señor José murió en 2005

 Cristiano Ronaldo  no tuvo una relación fácil con su padre, el señor José Dinis Aveiro. El propio futbolista ha contado en más de una ocasión que su papá tenía problemas de alcoholismo, y que eso marcó para siempre su vida. A pesar de ello, el jugador del Juventus lo tiene presente y ha encontrado en el fútbol la mejor manera de honrar su memoria. En una entrevista con Piers Morgan, en el programa Good Morning Britain, el astro del fútbol se mostró como nunca, pues rompió en llanto al ver unas imágenes de su padre, quien falleció en 2005.

Cristiano Ronaldo©$credits

Durante la conversación, la producción del programa le mostró unas imágenes en video de su padre y para Cristiano –conocido como CR7—no pudo evitar algunas lágrimas y recordó el problema con el que su padre lidió por años y la manera en que lo afectó. “No esperaba llorar, nunca antes había visto esas imágenes, ojalá me las den para mostrárselo a mi familia, a mis hijos”, indicó el futbolista.

Cristiano Ronaldo con sus hijos y Georgina Rodríguez©@cristiano

“Era alcohólico, hablar con él era difícil. No lo conocí bien”, reconoce el portugués, quien ha ganado en cinco ocasiones el codiciado Balón de Oro.

A pesar de que su lazo de padre e hijo no era el mejor, Ronaldo indicó que su papá lo alentaba a seguir adelante. “Siempre me animaba a jugar a ir por más, a ser diferente. Creo que estaría orgulloso de todo lo que se ha ganado”.

Cristiano Ronaldo con sus hijos, recordando a su padre©@cristiano
Justo en el que hubiera sido el cumpleaños de su papá, Cristiano lo recordó al lado de Cristiano Jr. y los pequeños Eva y Mateo

Piers Morgan le preguntó que qué era lo que más le dolía no tener a su padre a su lado, y Ronaldo respondió con la voz entrecortada: “Ser el número 1 y que él (su padre) no haya visto nada. No me vio recibir premios”.

Un homenaje bien merecido

El día que su padre murió Cristiano –que tenía entonces 20 años—recibió el permiso de su entrenador Luis Felipe Scolari para dejar la concentración con la selección portuguesa. El jugador y su equipo participarían en un juego de eliminatoria para la Copa del Mundo de Alemania 2006.

Aunque estaba destrozado por el fallecimiento de su padre, Ronaldo decidió quedarse. “Ese día quería jugar. Solo sabía que quería jugar. Quería jugar el partido en honor a mi padre. Quería marcar un gol por él. Me puse a prueba y puse a prueba a todas las personas que me quieren”, indicó Cristiano.