Sin duda alguna, Jennifer Lopez se encuentra disfrutando de uno de los mejores momentos de su vida. La cantante está rompiéndola en todos los aspectos de su vida: desde sus impresionantes conciertos en vivo -todos ellos agotados-, hasta su linda relación con Alex Rodriguez y la gran familia compuesta que han formado. Este fin de semana, la ‘Diva de El Bronx’ ha vuelto a marcar un nuevo hito en su carrera ya que su película Hustlers rompió récord en su fin de semana de estreno. Y es que entre los rumores que posicionan a la actriz entre las posibles nominaciones para el Oscar y la locura de los fans, la cantante tiene muchas razones para celebrar.

Continúa hacia abajo para ver el video

La cantante lució de los más casual durante su noche en Miami

Jenny pasó el sábado 14 de noviembre sorprendiendo a sus fans que habían asistido a ver Hustlers en algunos cines de Miami. La actriz se dejó ver de lo más casual con una gabardina beige, una camiseta blanca sin mangas y unos jeans, mientras que representaba a su ciudad natal con una gorra de los Yankees de Nueva York -obviamente de Gucci-. Tras pasar un día dando algunas sopresas, fue el turno de Jennifer de dejarse sorprender.

GALLERY: JLO WINS NEW YORK FASHION WEEK WITH THESE BOSS LOOKS

La intérprete de Dinero asistió a una cena muy especial al restaurante Papi Steak, de David Grutman, con su viejo amigo y gerente del lugar Benny Medina. Después de comer, David sorprendió a la estrella con un increíble pastel de cinco pisos, con temática de stroppers en honor al papel que interpreta en su nueva película.

Loading the player...

 

Y es que sin duda alguna hay muchas razones para celebrar, pues la cantante ha tenido buena acogida por parte de los críticos. “He trabajado mucho durante toda mi vida, así que es agradable”, dijo la actriz con lágrimas en los ojos sobres las buenas críticas que ha recibido su actuación y la película en general. “Lo siento, ¡ustedes saben que soy emociona! Yo solo, literalmente, me senté en la cama ayer y me enviaron todas las reseñas y no podía creerlo. Solo lloraba. Mi amiga de hace 20 años y yo estábamos sentadas ahí y ella trataba de filmarme… pensé ‘Oh, Dios mío”.

Más sobre