Raúl de Molina regresó de su recorrido por Europa dispuesto a seguir con su reto de mantenerse en forma

Raúl de Molina está de regreso en Miami después de unas vacaciones muy especiales. El conductor de El Gordo y la Flaca emprendió un viaje por Europa junto a su esposa Mily de Molina para recorrer algunos de los restaurantes de mejor calidad del mundo. Y, muy orgulloso, aseguró que no volvió con libras extra tal como lo esperaba.

Raúl de MolinaVER GALERÍA

Para Raúl, la misión de comer en los lugares más top fue todo un placer que le dejó un excelente sabor de boca, aunque tuvo que limitarse un poco para no subir de peso. El amigo de Lili Estefan empacó sus maletas justo después de su cumpleaños y de concluir su reto de bajar 40 libras.

Notas relacionadas:

- ¿Qué puso a bailar de alegría a Raúl de Molina en sus vacaciones?

- Raúl de Molina perdió tanto peso que Lili Estefan lo confundió con otro famoso

En su primer programa después de su regreso, Raúl mostró a la cámara que la ropa aún le queda grande, aunque no sabe con exactitud si es que ganó algunas libras. "No me he pesado. Mañana me peso por la mañana, pero miren", dijo orgulloso mostrando una figura similar a la que tenía al momento de cumplir su reto.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida por ElGordoyLaFlaca (@elgordoylaflaca) el

Los compañeros de Raúl en El Gordo y la Flaca no sólo lo recibieron con mucha alegría, sino que tomaron el tema de su peso como un buen referente para las bromas. Lili Estefan, Clarissa Molina y Jomari Goyso convirtieron el estudio en un gimnasio para Raúl en el que Carlitos, el productor, era el entrenador.

Orgulloso, Raúl demostró que no tiene ningún problema a la hora de hacer ejercicio, aunque a cuadro parecía otra cosa. Con una cuerda en mano, El Gordo saltó si dificultades, mientras Clarissa lo animaba y Jomari brincaba simulando que la tierra se movía por el impacto ocasionado por el conductor.

Raúl de MolinaVER GALERÍA

Raúl de Molina y la ruta gastronómica que lo dejó maravillado

Raúl de Molina se fue durante dos semanas a recorrer España, Francia e Italia en busca de los restaurantes laureados con tres estrellas Michelín, el máximo reconocimiento para este tipo de locales. En ellos, el presentador no sólo probó los platillos para paladares más exigentes; sino que convivió con los chefs encargados de cada una de las cocinas, al mismo tiempo que no paró de tomar fotos del menú que probó en estos días. 

Raúl y su esposa, además, disfrutaron de una vista increíble en su recorrido turístico. Juntos visitaron los lugares más emblemáticos de cada uno de sus destinos que sirvieron como escenario para posar con fondos increíbles, fotos que Raúl de inmediato mostró en Instagram para sus fans.

Raúl de MolinaVER GALERÍA

Raúl también hizo referencia a la terrible situación ocurrida en París esta semana. Incrédulo, como la mayoría de la gente, el presentador quedó impactado por el incendio de la Catedral de Notre Dame. “Anoche regresé a Miami y no pude creer el fuego en #NotreDame el símbolo de #Paris. Mi corazón y el del mundo entero esta con Francia y esta vez saldrá adelante como lo ha hecho anteriormente”, escribió Raúl, quien en los días anteriores estuvo en la ciudad durante su agradable viaje.

Más sobre