Raúl de Molina se reencuentra con su hija en la clínica en la que se internó para perder peso

Raúl de Molina está en tratamiento para perder peso y tiene el mejor apoyo que podría necesitar: el de su esposa Millie y el de su hija Mia

Raúl de Molina está decidido perder las libras extra y, para lograrlo, se internó en una clínica para bajar de peso en Miami. Todo ese esfuerzo no sería lo mismo sin el apoyo de las dos personas más importantes en su vida: su esposa Millie y su hija Mia. Contentas con la decisión de Raúl, madre e hija lo animan a seguir con el plan alimenticio saludable y la rutina de ejercicio que recomiendan en la clínica. Para demostrarle lo orgullosas que están de que cuide su salud, lo visitaron en la clínica, una cita para la que Mia viajó desde Washington para reencontrarse con su papá.

Raúl de Molina familiaVER GALERÍA

La familia se reunió para la hora de la comida, en la que Mia y Millie comprobaron que la comida del lugar es tan deliciosa y sana como Raúl lo había comentado anteriormente. "Mia y Millie vinieron a visitarme hoy. Ella vino de Washington para verme por el fin de semana. Me va de maravilla", escribió Raúl en una publicación en la que se aprecia el cariño que reina entre los tres, pues Raúl le dio de comer a su hija en la boca ante la tierna mirada de mamá.

Notas relacionadas:

- ¿Cómo va Raúl de Molina con su propósito de perder peso?

- ¡Hasta las lágrimas! Raúl de Molina hizo llorar a su hija por un conmovedor regalo que él recibió

Los seguidores de Raúl de Molina quedaron enternecidos al ver en la publicación la bella relación que tiene con su hija y su esposa, además de lo amoroso que es como padre. "Me dan ganas de llorar de ver lo amoroso que es con su hijita y su esposa también. Qué familia tan bonita. Parecen de mentira de lo Bello, que se tratan", escribió una de sus admiradoras. "Mía es una niña bendecida de tener unos papás así", publicó una más.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Raul De Molina (@rauldemolina) el

Raúl de Molina es un hombre hogareño y muy familiar. Por ello es que se sintió muy nostálgico el verano pasado, cuando Mia se mudó de casa para iniciar sus estudios universitarios. El conductor de El Gordo y la Flaca aprovecha las visitas de su hija al máximo, momentos únicos y familiares que con mucha alegría comparte en las redes sociales.

Raúl de Molina en su reto de perder peso

A principios de año, Raúl hizo público en El Gordo y la Flaca que quería perder de 30 a 40 libras, como lo hizo el año pasado. La diferencia ahora será no recuperar ese peso y mantenerse más saludable. El amigo de Lili Estefan está decidido y se mantiene firme en su palabra, por ello es que se puso en manos de los especialistas que, además de vigilar su rutina alimenticia y de ejercicio, lo conducen por el camino más saludable para alcanzar su meta. "Este pasado domingo comenzó a cambiar mi vida y me interné en Pritikin Wellness, en Miami", anotó una semana atrás junto a una foto en la que se muestra muy positivo mientras le realizan un examen físico. Ahora sólo queda esperar a verlo lograr su meta.

Raúl de MolinaVER GALERÍA

More about