Los 4 errores al lavar el pelo en verano que no te esperabas

¿Te aplicas el champú el número de veces adecuado?

Al igual que guardas la ropa de abrigo durante la época de calor, tus rituales de belleza invernales también hay que reservarlos para cuando bajen las temperaturas. Porque es lógico que tu piel o tu pelo necesiten cuidados diferentes cuando tu estilo de vida cambia de forma radical en los meses de verano y tras un día de playa o piscina seguro que notas que tienes que reforzar la hidratación al máximo para combatir la sequedad. Como primer paso antes de salir de casa, ya te contábamos que el fotoprotector específico para el cabello va a convertirse en tu aliado para llegar a septiembre con pelazo y en un seguro para que su color no se estropee. Además, existe otra rutina que también debes transformar en vacaciones: el lavado. Descubre cómo debes modificar tu técnica de limpieza habitual para combatir el daño del sol, la sal, el cloro o la arena. 

lavar-pelo-veranoVER GALERÍA

-El cepillo de Jennifer Lopez y otros 10 magníficos para tener 'pelazo' este verano

El verano es un momento crítico para tus mechones: "Al deshidratarse el cabello, con pérdida de lípidos y humedad interna, éste se vuelve pajizo y sufrimos de caída de cabello por rotura. Esa rotura es la que nos da la sensación de que no nos crece", explica Adolfo Remartínez, creador de la marca Nuggela & Sulé. Para evitar el daño y conseguir que la única huella que dejen las vacaciones en tu pelo sean unas preciosas mechas aclaradas por el sol, es muy importante realizar algunos cambios en tu rutina de lavado que quizás te sorprendan. ¿Por ejemplo? Enjuagar tu melena al llegar a casa siempre que te bañes en el mar o en la piscina y otros 3 tips con los que potenciar el brillo y la elasticidad. 

1. No lo enjuagas a menudo

Mientras que en invierno tratas de espaciar los lavados lo máximo posible para mantener la hidratación natural en tu pelo, en verano la táctica debe ser justo la contraria porque debes eliminar los restos de cloro, de sal o de arena. "Recomiendo hacerlo más de 2 ó 3 veces por semana. Sobre todo, si sueles ser más de piscina que de playa: eliminarás por completo los químicos. Puedes también realizar exfoliaciones capilares 1 vez a la semana para eliminar las toxinas", aconseja la estilista Diana Daureo, del Salón Diana Daureo. De hecho, desde Maison Eduardo Sánchez te animan a que pierdas el miedo al lavado: "Olvida todas esas recomendaciones de que lavar el cabello a diario es malo. Tanto si lo has sumergido en el agua del mar como en el de la piscina, es imprescindible lavar bien el pelo para eliminar restos de salitre o de cloro". 

pelo-errores-lavadoVER GALERÍA

-La puesta a punto que necesita tu pelo para sobrevivir al verano

2. Te olvidas de la exfoliación

Como avisaba Diana Daureo, la exfoliación es un gesto a tener en cuenta durante las vacaciones pero puede que no conozcas la técnica correcta para eliminar bien las impurezas. "Mucha pérdida de cabello puede ocurrir porque falta este proceso exfoliador que libera y activa los folículos, permitiendo que cada pelo pueda salir”, asegura Diada Suárez, directora de educación de RevitaLash en España, sobre una rutina que la mayoría realiza en la piel pero no en el cabello: "La clave está en hacer rituales completos y continuados que permitan eliminar las células muertas que pueden obstruir un folículo, impidiendo que un pelo pueda salir con fuerza, pudiendo crear una obstrucción que reste oxigenación al cuero cabelludo”.

Para comenzar con buen pie tu experiencia con los exfoliantes específicos para el cabello, la experta explica que hay que utilizar el producto "centrándonos especialmente en el cuero cabelludo, masajeando con movimientos circulares y trabajando después desde la raíz hasta las puntas”. ¿Su recomendación? Thickening Shampoo, de RevitaLash. 

pelo-veranoVER GALERÍA

-Las vitaminas y minerales con 'efecto pelo bonito' que querrás incluir en tu dieta

3. No cuidas el rubio 

Si tienes el pelo rubio, seguro que has notado que las mechas y el verano no suelen ser una buena combinación: "El cloro modifica el color y seca el pelo atacando a las grasas naturales protectoras del cabello", explica Eduardo Sánchez, quien también expone que "la radiación UV altera los pigmentos de color del pelo, reseca mucho y fragiliza la queratina además de robar a las melenas todo su brillo". Para quedarte tan solo con las ventajas que el sol consigue en los cabellos aclarados y evitar la oxidación, el especialista avisa: "Los champús, acondicionadores o mascarillas con pigmentos ahora, sí o sí, serán tus aliados imprescindibles si tienes el cabello coloreado o con mechas. Utilizados siguiendo los consejos de cada fabricante, su acción es fundamental para mantener la intensidad del color y el brillo a salvo de las continuas agresiones".

4. Escatimas con la mascarilla

Este tratamiento de nutrición profunda será tu mejor amigo en la vacaciones y también el que marque la diferencia entre tener el pelo estropeado y pajizo... o no. Los expertos recomiendan que apliques la mascarilla sobre cabello seco antes de lavarlo, de esta forma dejas que el producto actúe en profundidad. El proceso no tiene por qué prolongarse demasiado, de hecho, puedes seguir los consejos del fabricante en cuanto al tiempo perfecto de exposición - suele rondar los 5 minutos - y enjuagar la mascarilla como primer paso antes de aplicar el champú. 

Más sobre