Si estás pensando en probar un rodillo facial, lee esto antes

Varios expertos nos explican cómo se utiliza bien este accesorio 'beauty' que se ha puesto tan de moda

Si estás al tanto de las últimas novedades en el mundo de la belleza, seguro que has oído hablar de los rodillos faciales. Se trata de una herramienta que ha empezado a ocupar un lugar especial en el tocador de muchas celebrities, como es el caso de Kendall Jenner, Karlie Kloss o Miranda Kerr, que lo utilizan durante su rutina diaria para aumentar los beneficios de los cosméticos que se aplican en la piel y, además, disfrutar de un masaje muy placentero. Sin embargo, ¿sabes que se trata de una técnica ancestral? ¿conoces todos los beneficios de los rodillos y la forma de usarlos correctamente? ¿tienen alguna contraindicación? De todo esto y mucho más, hemos hablado con varios expertos para que puedas resolver todas tus dudas. ¡Sigue leyendo!

"Actualmente parecen haber experimentado un nuevo renacer, pero hace más de diez siglos eran utilizados por las mujeres chinas para revitalizar la piel, ya que con sus movimientos ayudaban a la microcirculación, relajando el rostro", nos cuenta María Mercedes Sánchez, responsable del Departamento de Información Científica y Cosmética de Laboratorios Marnys. "Es como un gimnasio para tu cara", añade la experta, asegurando que los masajes que proporciona el rodillo "favorecen que tus cremas faciales o aceites vegetales penetren en la piel, atenuando los signos de cansancio y facilitando la relajación facial".

De hecho, durante el confinamiento se han disparado sus ventas, tal y como nos aseguran desde Clínicas Lola Sopeña, que señalan que todo tiene una explicación: "En estos meses en los que ir a nuestro centro de estética no ha sido posible, hemos buscado tratamientos y técnicas que podamos realizar en casa y tengan buenos resultados". Eso sí, es muy importante que sepamos usarlos de la manera correcta ya que si no, "no sólo puede no tener ningún beneficio sino ser contraproducente". "Hay que utilizarlos de manera periódica, por ejemplo, una o dos veces al día, mañana y noche", dice la fundadora de estos centros medico-estéticos para que nos ayuden a "activar la circulación sanguínea y realizar un drenaje linfático con los beneficios que esto conlleva, como reducir la hinchazón del rostro, darle mayor luminosidad a la piel y mejorar las pequeñas líneas de expresión".

- Estos son los cambios que debes hacer en tu ritual de belleza tras el confinamiento

Según el tipo de masaje que vayamos a realizar, tenemos que orientarlo de forma diferente. "Para drenar y activar la circulación realizaremos el masaje en el sentido de la linfa, mientras que para conseguir un efecto reafirmante debemos realizarlo en contra de la gravedad", indica la Dra. María Rosa García Maroto, directora médica de Clinique La Prairie Madrid. "Es importante seguir unos pasos establecidos de forma pautada. Empezaremos por el cuello, luego mentón, pómulos, ojos y frente. El rodillo siempre debe usarse con un cosmético (nunca solo) y podemos usarlo 5-10 minutos a diario y una vez en semana 30 minutos con una mascarilla". Sin embargo, debemos tener en cuenta que, a pesar de los beneficios que aporta a nuestra piel, no es un sustituto de los tratamientos que nos ofrecen los centros de estética. Debemos usarlo a modo de apoyo, para mantener y prolongar los resultados de estos tratamientos en casa. 

Existen rodillos de jade y de otros tipos de piedras como el cuarzo, amatista, obsidiana negra, ónix… "pero, independientemente de las cualidades que se le pretendan otorgar a estas piedras, todas coinciden en su textura y tipo de temperatura". Y es que meterlos en la nevera para que estén más fresquitos es un truco infalible para las expertas de Le Petit Salon, que utilizan los rodillos especialmente después de la acupuntura facial. "Ayudan a descongestionar, relajar y calmar. Además, son piedras con propiedades energéticas. Realmente a nivel estético hacen poco, pero son buenos aliados para utilizarlos con frío porque mantienen la temperatura y, al pasarlo por ejemplo por bolsas y otras zonas, puedes ayudar a descongestionar", aseguran. Lo mismo opina la Dra. Pilar de Frutos: "Los reclamos principales son relajación de la musculatura facial, inducción del colágeno y estimulación del drenaje linfático, pero a día de hoy no existe ninguna evidencia desde el punto de vista médico de estos efectos, al margen de la sensación de bienestar que nos proporcionan".

- Tocarte mucho la cara y otros errores que están dañando tu piel en la desescalada

Otra defensora de este accesorio beauty que causa furor en las redes sociales es Mar Sieira, creadora de la marca cosmética Sarah Becquer, que añade otros beneficios a los ya mencionados. "Al estimular los músculos con el masaje del rodillo, también ayuda a tonificar la piel del rostro, cuello y escote", indica la farmacéutica, que asegura que este tipo de masajes faciales "también pueden ayudarte a relajarte y aliviar la ansiedad". "Cuida tu pieza bien y asegúrate de limpiarla correctamente para que no haya diseminación de bacterias en tu piel al utilizarla", recuerda. Además, Paz Torralba, directora de The Beauty Concept, añade que nos proporciona "una sensación relajante en la piel, aliviando dolores musculares y de cabeza". "También es un gran aliado para deshinchar las ojeras, ya que con el paso del rodillo se realiza un mini-drenaje linfático, y combate las arrugas al eliminar toxinas acumuladas en el rostro, lo que ralentiza el proceso de envejecimiento de la piel". 

¿Cómo debes utilizarlo en casa? ¿sirve para todos los tipos de piel?

Hemos contado con la ayuda de Mireia Olivet, experta facialista de The Secret Lab, para que a modo de resumen nos explique cómo debemos usarlo para conseguir mayores beneficios. "El procedimiento es el siguiente: después de realizar nuestra rutina facial diaria de limpieza, aplicamos el producto con principio activo con el que queramos trabajar (lo más recomendable son texturas oleosas o muy líquidas, como sérums o aceites faciales). Penetramos de forma manual parte del producto y, a continuación, comenzamos a trabajar con el rodillo. No es necesario hacer fuerza, sino una leve presión para que rueden las piedras. La frente y las cejas se masajean con un movimiento en forma de abanico, desde el entrecejo hasta el lateral de la cabeza, siempre de dentro hacia fuera, y luego hacia los lados del cuello, donde se encuentran los ganglios linfáticos", nos cuenta la facialista. Para el tercio medio del rostro usamos el rodillo desde la nariz hacia las sienes, con un ligero movimiento  ascendente. Después, de la nariz hacia las orejas". Para terminar, el cabezal pequeño del rodillo podemos utilizarlo en la zona de las ojeras, desde el lagrimal hacia el final de la ceja. "En la zona inferior del rostro, realizamos movimientos siempre de dentro hacia fuera, especialmente en la mandíbula. En la zona donde el cuello se une con la oreja se pasa el rodillo de forma vertical ascendente y luego hacia la clavícula", explica. 

Olivet recomienda utilizarlo por la noche, "ya que el rodillo nos ayuda a que penetren mejor todos los principios activos que utilizamos en la rutina facial nocturna (ya sabemos que por la noche es cuando la piel se regenera)", pero también podemos recurrir a ellos por la mañana "para reducir la hinchazón en la zona de la ojera tras muchas horas de sueño, por ejemplo, o para dar un toque de firmeza a la zona de los pómulos y la frente antes de un evento". Por último, aunque se trata de un masajeador muy suave y nada agresivo, "en pieles acnéicas no es recomendable utilizarlo" porque podemos favorecer que se extienda la infección. "Sin embargo, las pieles sensibles no deberían tener ningún problema, siempre y cuando se trabaje con un producto dermocosmético adecuado a sus necesidades". 

Más sobre