Así deberías cuidar tu cabello durante todo el invierno

Descubre las claves de los expertos para lucir una melena radiante en los meses más fríos del año

¿Pensabas que el verano es la época del año que más daña el pelo? Pues tenemos algo que decirte... y es que en invierno "no sólo nuestra piel sufre los cambios de temperatura, sino que nuestro cabello también está expuesto a los cambios climatológicos", tal y como nos recuerda el estilista Sandro Nonna. "Lo primero que hay que saber es que en esta época nuestro cuero cabelludo segrega más grasa debido a las bajas temperaturas. Eso sucede a nivel interno, pero también notamos que externamente afectan a la calidad de nuestro cabello", apunta el peluquero y maquillador, que suele trabajar habitualmente con Aitana, de OT. Además de citar los factores que alteran nuestro cabello, ha compartido con nosotros algunos remedios que podemos aplicar para que nuestra melena siga luciendo espectacular en los meses mas fríos del año. 

'¿Por qué se me ensucia más el pelo?'

En esta época, seguramente notarás que tu melena se ensucia antes. "No te preocupes, porque es un cambio hormonal debido al frío, pero podemos seguir dos consejos básicos para combatirlo: el primero, usar agua templada en vez de caliente y no masajear demasiado el cuero cabelludo. El agua caliente y los masajes intensos hacen que el folículo piloso segregue más grasa aún; el segundo, usar un champú seco para no tener que lavar con tanta frecuencia. Este producto absorbe la grasa del cuero cabelludo y aportar volumen a la raíz", nos cuenta. ¿Y a nivel externo? 

- Hidratación: los cambios de temperatura, del calor de ambientes con calefacción y del frío del exterior, ponen en peligro la salud de nuestro cabello, sobre todo la hidratación. Para darle un extra de mimos, Sandro nos recomienda un baño de nutrición.

- Encrespamiento y brillo: el frío y las heladas hace que nuestro cabello se vea seco, encrespado y sin brillo. Como terapia, puedes utilizar un aceite para nutrir que se pueda usar tanto en cabello mojado como seco. 

- Electricidad: el uso de gorros, sombreros y bufandas aporta mucha electricidad a nuestras melenas, para combatirlo usa un serum en las puntas antes de salir de casa.

- Planchas y tenacillas: es importante usar buenas herramientas de calor, planchas y tenacillas, que cuiden tu cabello y le aporten un plus de brillo, suavidad y durabilidad en el peinado.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Romee Strijd (@romeestrijd) el

La hidratación, más importante que nunca

Lo mismo opinan Raquel Aguilera y Jose Tabas, coordinadores de peluquería en los salones TACHA, que afirman que si quieres presumir de melena durante el invierno, "la hidratación es la clave para evitar el temible cabello quebradizo". Para ello, debes usar productos que le den los mimos necesarios para prevenir el deterioro natural debido a los constantes cambios de temperatura entre el exterior y el interior. "Es evidente que las bajas temperaturas dejan huella en nuestro cabello y la humedad provoca un mayor encrespamiento, por tanto, el resultado es un cabello sin brillo y un cuero cabelludo deshidratado. Para combatirlo recomendamos terapias ricas en hidratación y nutrición que aportan los nutrientes necesarios y, un buen tratamiento de mantenimiento en casa con champú, mascarilla y sérum, para conseguir así unas cutículas suaves y evitar que se enrede el cabello", aseguran.

Usar mascarillas y acondicionadores es una de las recomendaciones que nos han dado los expertos, en este caso Anthony Llobet, estilista embajador de TRESemmé. "Las mascarillas son para pelos bastante secos. Ofrecen más reparación que un acondicionador, pero pesan más también. Para pelos largos, la mascarilla es perfecta. Se aplica solo a las puntas porque si lo aplicas a las raíces te quitará volumen. Los acondicionadores son más ligeros y son perfectos para cabellos un poco secos o para mantener el pelo sano", añade. También nos anima a usar este tipo de productos Víctor Toro, uno de los propietarios de Salón Toro, que nos ha dado un truco casero infalible para presumir de melena: "Pon tres bolsitas de té verde en agua hervida y dejarlo enfriar. Póntelo después del lavado y espera 10 minutos para el secado". Otro tip que seguro que no conocías es el que nos ha confesado Susana Fernández, Directora de Formación de APIVITA. "Antes de lavarlo, aplica un pre-champú, que puede ser un aceite de masaje para tratar necesidades específicas del cuero cabelludo, aportándole los nutrientes y todo lo que necesita. No deja un acabado graso ni ningún tipo de residuo, sino que se limita a embellecer, proteger y nutrir al cabello para que esté en perfectas condiciones".

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Sara Carbonero (@saracarbonero) el

Tu nuevo ritual

El 'protocolo de invierno' que nos propone la estilista de Pantene, María Baras, consiste en "darle un extra de hidratación al pelo, como hacemos en verano. Aunque no lo creamos, en invierno, el pelo también tiende a secarse mucho por los grandes contrastes de calor y frío a causa de las calefacciones y la humedad de la calle. Por eso, es muy importante dedicar uno o dos días a la semana a hidratar el pelo en profundidad con una buena mascarilla". Además, hace especial hincapié en que durante esta temporada debemos incluir en nuestra rutina secar el pelo, ya que no es bueno salir a la calle con el cabello mojado: "Cuando el pelo está húmedo está en el momento más sensible y débil, por lo que el frío de la calle le puede causar grandes daños". "Una de las consecuencias de la sequedad del cabello durante el invierno es la facilidad con la que éste se puede quebrar. Por eso es importante recordar que el cabello se debe cepillar cuando está seco para evitar el riesgo de rotura. Además, el uso de un cepillo suave y que no debilite el cuero cabelludo es esencial", añade.

"Secador, ¿sí o no?", es una de las preguntas que nos solemos hacer muchas en esta época del año. Y es que lo normal es que durante el inverno el secador se convierta en nuestro aliado. "El problema llega cuando utilizamos una temperatura muy alta y dejamos el bocal del secador muy cerca del pelo por mucho tiempo. Para que el secador no dañe tu pelo, disminuye la temperatura y no lo expongas muy cerca de la hebra. Una vez hayas terminado de secar tu cabello, pasa el secador con aire frío por todo tu pelo. Esto ayudará a que las escamas abiertas por el calor se cierren con aire frío", es el consejo que nos da Cristina Pérez, directora creativa de Divinité Salon. 

En este sentido, Juan Chico, farmacéutico, experto en dermocosmética y cofundador de Atlantia, asegura que además de no abusar de herramientas como la plancha o el secador, existen otros factores que determinan la calidad de nuestro cabello: número de lavados semanales, alimentación, cepillado y cuidado… "Sea cual sea nuestra rutina, es fundamental sanearlo y usar champús, acondicionadores y fijadores de calidad, como los que contienen aloe vera, ya que aportan muchísimos beneficios: reduce el sebo, previene la caída, elimina la caspa... y, gracias a sus vitaminas y minerales, es capaz de mantener húmedo el cuero cabelludo y los folículos", afirma Chico, que recuerda que la bajada y cambios de temperaturas puede causarnos una mayor deshidratación o sequedad capilar, además de aumentar también la formación de caspa e incluso la sensación de picor o enrojecimiento del cuero cabelludo. "Por eso es recomendable utilizar un tratamiento completo adecuado a las necesidades del cabello". 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Sara Sálamo (@sarasalamo) el

 

En eso hacen hincapié precisamente desde Carche: "Depende de nuestro tipo de pelo, debemos usar un tratamiento u otro. Pongamos, por ejemplo, que nuestro tipo de cabello es encrespado, podemos empezar utilizando un champú que nos ayude a controlarlo seguido de una mascarilla que dejaremos actuar como mínimo cinco minutos. Este ritual debemos repetirlo cada vez que lavemos nuestro cabello. Sin embargo, si tenemos un cabello fino sería conveniente usar productos para darle cuerpo y que nuestro cabello no sufra con estos procesos medioambientales. En definitiva, utilizar productos específicos que le den una hidratación extra y protegerlo más", nos dicen desde Carche.

Por último, y a modo de resumen, estas son las recomendaciones que hemos elaborado junto a los expertos de la firma de peluquería Leonor Greyl: 

1. HIDRATACIÓN EXTREMA: Los termómetros bajan, las calefacciones suben y el contraste térmico hace que el pelo se seque, se rompa y luzca apagado, sin vida. Además, un cabello deshidratado es un cabello poroso que cuando el ambiente es húmedo, se infla y se torna rebelde y encrespado.

2. LIMPIEZA NUTRITIVA: En invierno, el cabello necesita champús con fórmulas que aporten hidratación y cuiden la fibra en profundidad y unos pequeños trucos de lavado: mucho cuidado con la cantidad de champú que se usa, ya que las propiedades
astringentes de la espuma aumentan la electricidad estática del pelo; y nunca se debe aclarar con agua muy caliente, sino tibia.

3. CONTROLA EL ENCRESPAMIENTO: El frío, el ambiente seco, y el uso de gorros y bufandas, disparan la electricidad estática y el frizz se apodera del cabello. Los básicos para mantener el encrespamiento a raya son un cepillo de cerdas de jabalí y un producto de styling que proteja, cuide e hidrate el pelo. Si tienes cabello fino o normal, opta por productos muy hidratantes que aporten brillo y suavidad a la vez que que crean una barrera protectora contra los agentes externos al mismo. Si tu cabello es grueso o rizado, la manteca de karité y el aceite de jojoba pueden convertirse en tus aliados gracias a sus propiedades anti-electricidad estática, además de suavizar y controlar el cabello en cualquier condición.

4. DESINTOXICA TU CUERO CABELLUDO: El uso de un sombrero durante todo el día ahoga el cuero cabelludo y puede causar caspa y picazón. 15 minutos antes de meterte en la ducha, masajea el cuero cabelludo con un producto especial para esta zona. Así, no solo conseguirás reducir de inmediato la sensacion de irritación, sino que 


NUESTROS FICHAJES
1) Dry Shampoo 'Fresh & Clean' de TRESemmé (5,19 euros) / 2) Champú Hidratante Reparador de Vera & The Birds (12,50 euros) / 3) Thickening Conditioner de Revitalash (38 euros) / 4) Mascarilla 'Superalimento BB7' de Pantene (5,49 euros) / 5) Champú con extracto de cebolla de Mi Rebotica (12,95 euros) / 6) Shampooing Crème Moelle de Bambou de Leonor Greyl (32,95 euros) / 7) Spray Activo Reparador de Collistar (21,90 euros) / 8) Sérum 'SOS calmante a la Peonía' de Klorane (9,33 euros) / 9) Tratamiento prelavado Jasmine and Henna de Lush (20,75 euros / 220 gr.) / 10) Gold Collagen de Hairlift (47 euros)

Más sobre