Reglas inviolables… y otras que ignorar
Las claves para un maquillaje impecable
* ¿Ojos o boca? Nunca deben destacarse ambos a la vez. O bien unos o la otra. Si se opta por sombras muy atrevidas y marcas, deben dibujarse labios neutros y discretos. ¿Prefiere unos labios rojos y llamativos? Los ojos han de pasar a segundo plano.
* El color intenso necesita retoques. Quien se decida por unos labios muy sofisticados, maquillados en colores fuertes, debe lucirlos siempre impecables y estar siempre pendiente de su estado.
* La importancia de la hidratación. Sólo los labios perfectamente suaves y tersos pueden maquillarse de forma llamativa: nada de lucir una boca roja con pellejitos. Para ello conviene usar bálsamos protectores con frecuencia.
* Tonos de una misma familia. No hace falta que el maquillaje de los labios y la ropa sean idénticos y estén totalmente coordinados, pero conviene que se encuentren en una sola gama cromática.
* Fronteras invisibles. El delineador de labios debe ser de tono neutro o del mismo color que la barra, para fundirse totalmente con los labios.

Galería de trucos
- Para dar más volumen a los labios, marque con un toque de corrector de ojeras el arco de Cupido, en el centro del labio superior.
- Las texturas mates sirven para reducir ópticamente las bocas grandes, y los brillos aumentan las pequeñas.
- Los tonos fríos (malvas, rosas, púrpuras) ayudan a resaltar la blancura de los dientes, mientras que los colores cálidos (coral, naranjas, terracotas), les restan luminosidad.
- Un viejo cepillo de dientes es la herramienta ideal para exfoliar los labios y mantener esta piel tersa y suave. Basta con frotarlos unos segundos a diario.
- Cuidado con los labiales irisados y nacarados, resaltan las imperfecciones de los labios.
- Aplicar una gota de brillo en el centro del labio inferior aumenta ópticamente el volumen de la boca.

Más sobre