Shiatsu, Reiki, Reflexoterapia... ¡elija su tipo de masaje!

Eliminan contracturas musculares, acaban con el estrés, con las tensiones y, lo mejor de todo, en muchas ocasiones mejoran el estado de ánimo

Terapia craneo-sacral, que crujan los huesos
¿Qué es?: se trata de unas manipulaciones en el esqueleto, desde el cráneo hasta el coxis.
¿Cómo se realiza?: se rodea con las manos el cuerpo del paciente siguiendo el ritmo de los movimientos óseos en la zona bloqueada.
Perfecto si...: quiere liberar movimientos bloqueados, distender los tejidos y aliviar determinadas dolencias.

Reiki, calma la ansiedad
¿Qué es?: una técnica japonesa que canaliza tu energía curativa a través de las manos.
¿En qué consiste?: la terapeuta acaricia el cuerpo casi sin tocarlo y después lo masajea. Le relajará el aroma a incienso y la música. Al finalizar suele ofrecerse agua o infusiones.
Notará: la relajación absoluta del sistema nervioso y su estrés y ansiedad habrán desaparecido.

Masaje Chin-Yang, como la seda
¿Qué es?: un masaje de arrastre en el que se usa una toalla caliente, bambú y canela.
¿Cómo se realiza?: emplean diferentes activos, como el Yi-Yi ren, Lachri a Joby, Za Cao, cáscara de nueces o canela.
Consigue: una piel de terciopelo, liberar tensiones, calmar rojeces y descamaciones de la epidermis.

Reflexoterapia, mima tus pies
¿Qué es?: consiste en aplicar presión en el pie para tratar otras zonas del organismo. Localiza y trata los puntos del paciente que, mediante el dolor o la existencia de nódulos, indican alteraciones funcionales.
Consigue...: aliviar desde un dolor menstrual hasta los asociados a enfermedades más graves. Perfecto contra el estrés.

Piedras termales y... ¡como nueva!
¿Qué es?: una de las técnicas más demandadas que pretende relajar y acabar con contracturas musculares y tensiones nerviosas. ¡La novedad esta en la utilización de piedras!
¿En qué consiste? se trata de aplicar sobre las zonas dañadas del cuerpo piedras volcánicas pulidas y suaves a temperaturas elevadas, combinándolas con otras de mármol frías. En función de la zona las piedras varían de tamaño y temperatura. Después se procede a realizar un masaje con aceite de sésamo desde los pies hasta el cuello.
Notará: relajación, sensación de bienestar, equilibrio mental, buen humor...

Más sobre