Oribe, creador de 'looks' para estrellas

Este peluquero tiene a Jennifer López entre sus mejores clientas

Vestido siempre de negro y de cuero, con los brazos tatuados y el pelo engominado, Oribe parece más una estrella del rock que un peluquero. Y su técnica es más similar a la de un pintor que a la de un estilista tradicional. Porque Oribe no trabaja sólo con la materia capilar, sino que se apoya en postizos, mechones de colores, gominas con efectos brillantes e incluso eye liner para dibujar todo tipo de efectos, lo que le ha llevado a crear algunos de los estilos más sexys y atrevidos de la última década y le ha convertido en el favorito de estrellas como Jennifer López, que recurrió a su talento en el día de su boda con el bailarín Chris Judd.

Su ascenso comenzó en Nueva York, donde tras abrir su propio salón, se alió con el fotógrafo Steven Meisel, creando los looks que convirtieron a Cindy Crawford, Linda Evangelista, Claudia Schiffer y Naomi Campbell en supermodelos allá por los ochenta.

Nacido en Cuba, comenzó su carrera en el mundo de la peluquería en el sur de EEUU. Pero su salto a la fama llegó precisamente cuando abrió su primer salón en la Gran Manzana, que pronto se convirtió en la meca de actrices, modelos y demás estrellas de la vida social neoyorquina.

Fue en 1991, cuando tuvo la oportunidad de abrir su propio salón en el exclusivo y legendario centro Red Door de Elizabeth Arden de la Quinta Avenida neoyorquina, un centro de decoración barroca y suntuosa, encarnación del lujo por antonomasia. Posee también otro salón en Miami, inspirado en el estilo de un loft neoyorquino, y tiene planes para abrir otro centro más en Los Angeles e incluso en Europa.

Más sobre