Mamás con buena cara

Sencillos trucos para maquillarse en tan sólo cinco minutos

Tener un bebé cambia la vida por completo, aportando experiencias positivas y maravillosas. Sin embargo, ser madre conlleva una faceta muy ajetreada: la falta de tiempo. Todas las mujeres saben que el nacimiento de un niño reduce a la mitad el tiempo del que disponen para sí mismas. ¿Quiere ello decir que deben renunciar a estar y sentirse guapas? ¡En absoluto!

Tal y como demuestran jóvenes mamás como Cindy Crawford y Valeria Mazza (que han cuidado su figura a conciencia durante su embarazo), para conseguir un buen aspecto en apenas cinco minutos, no hay más que seguir unos sencillos pasos, que también pueden venirle muy bien a la hora de ir guapa a cada compromiso de estas fiestas, en las que las cenas y los cócteles son una constante y el tiempo escasea:

  • Sustituir el tratamiento diario habitual por una hidratante con color. En un mismo producto se aúnan protección solar, hidratación y cobertura, mejorando el aspecto de la tez de forma totalmente natural. Ésta es la opción perfecta para pieles que quieran transmitir una imagen juvenil y discreta.
  • Los polvos traslúcidos pueden ser un buen sustituto del maquillaje de fondo. Se aplican con la borla en capa gruesa sobre la tez, y después se retira el exceso con una brocha. Basta con aplicarlos sobre la zona T (barbilla, nariz y frente) para dar un aspecto mate y cuidado al cutis.
  • Quien tenga las pestañas oscuras, puede renunciar a la máscara y sustituirla por un rizapestañas, que da un aspecto animado a la mirada en sólo unos segundos. Las mujeres de pestañas muy claras pueden recurrir al tinte, que se realiza en peluquerías y centros de belleza y dura entre cuatro y seis semanas.
  • El colorete se aplica en apenas veinte segundos y anima hasta el rostro más apagado. Las mujeres más perezosas pueden optar por fórmulas en crema (Lancôme, Clinique, Manifesto de Isabella Rossellini), que se extienden con los dedos, o productos muy transparentes que dan vida a la tez de forma totalmente natural, como hacen los blush de Estée Lauder, Dior o Calvin Klein. El truco consiste en mojar la brocha en el producto, soplar sobre la misma para retirar el exceso, y sólo entonces llevarla al rostro con gestos circulares y amplios.
  • Las barras de labios transparentes son perfectas para dar brillo y sólo un poco de color, ya que al contener una baja concentración de pigmentos, se pueden aplicar incluso sin mirarse al espejo. Los colores aparentemente más llamativos (rosa chicle, rojo sangre, violeta profundo) son los que más naturales parecen, puesto que imitan el tono de la tez arrebolada. El secreto de estos productos consiste en aplicarlos con los dedos, de forma algo irregular, para conseguir el efecto "boca mordida".

Más sobre