perfumes_t

Los errores más frecuentes que debes evitar al perfumarte

Si tu próximo regalo de Navidad es una fragancia, seguro que estos consejos te resultan muy útiles

Cada año se lanzan al mercado cerca de 170 nuevos perfumes, este año les ha tocado el turno a los de Kim Kardashian de los que, apenas unos meses después, sobreviven solo unos pocos, un dato proporcionado por Stanpa, la Asociación Nacional de Perfumería y Cosmética. El motivo es sencillo: nos gusta experimentar, probar nuevos aromas… pero no todos tienen el poder de convertirse en clásicos. El perfume es uno de los cosméticos más antiguos. Los primeros datan de la edad Antigua, aunque fueron las civilizaciones griegas y egipcias las que mayores poderes -curativos y amorosos- les otorgaron a estas sustancias. Aun así, pese al tiempo que llevan con nosotras, seguimos cometiendo errores a la hora de utilizarlos y conservarlos. ¿Te identificas con alguno de ellos?

Frotar el aroma entre las muñecas

Es más que probable que si eres de las que se ponen un poco de perfume en las muñecas luego frotes las gotas que has rociado. Puede que lo hagas para que no manchen tu ropa, para que no caigan por la piel o, simplemente, por inercia, pero deberías deshacerte de ese hábito. Cuando haces ese gesto calientas la zona en la que ha caído el perfume y eso puede modificar su aroma. Al aumentar la temperatura de la piel se producen enzimas naturales que interactúan con la colonia, modificando sobre todo las notas altas y medias, siendo los perfumes con base floral los más afectados. Los expertos recomiendan que solo pulverices y esperes hasta que el líquido se absorba.

 

Una publicación compartida de L'Academie (@lacademie_) el

Rociar el perfume solo por la ropa

Te aplicas perfume por la mañana y, cuando han pasado apenas unas horas, ya no lo notas. Eso se debe a que las fragancias, sobre todo las frescas, rociadas sobre la piel seca, no duran demasiado, menos aún si lo cubres con ropa. Por eso rocíalo en zonas que queden al aire como las muñecas o el cuello, incluso en la parte interior de los codos si es verano. Si se trata de un día muy caluroso, elige fragancias específicas para el cabello, la fibra capilar guarda el aroma de forma sutil y elegante. 

 

Una publicación compartida de Kara Del Toro (@karajewelll) el

Conservar la misma fragancia abierta durante años

Si alguna vez te lo has preguntado si los perfumes caducan, los expertos son claros al respecto: no es que caduquen, es que el paso del tiempo puede alterar sus características, sobre todo si no se conservan en las condiciones adecuadas. Las fragancias, como un buen vino, no pueden almacenarse de cualquier manera. Buena parte de sus ingredientes son sustancias que provienen directamente de la naturaleza -cáscara de limón, pétalos de flores…- y responden a los cambios medioambientales. El calor elevado, por ejemplo, puede desencadenar reacciones químicas que “envejezcan” los ingredientes y alteren el resultado final. Lo más recomendable es conservarlos en lugares frescos, secos y resguardados de la luz y gastarlas en un plazo de 18 meses.

 

Una publicación compartida de 🙋🏼 lydie (@lyloutte) el

Tener el frasco en un lugar inapropiado

Esa frase de que “los mejores perfumes vienen en frascos pequeños” tiene su parte de razón. Y no solo porque encierre algún doble significado, sino porque, cuanto más rápido gastes tu fragancia, mejor. Según explican los expertos si tienes un frasco a medias y no lo consumes con cierta rapidez, es probable que el oxígeno entre en su interior y descomponga algunas moléculas de la fragancia, alterando su composición. Si aun así prefieres aprovechar las ofertas y hacerte con productos de gran tamaño, divídelo en botes más pequeños, ciérralos bien y, cuando le quede poca cantidad, guárdalo en la nevera, evitarás que se descomponga demasiado rápido. Y sobre todo, aléjalo de cualquier fuente de calor y evita exponerlo a la luz directa.

Más sobre

Read more