Tener la piel hidratada y otras claves para que tu perfume de verano dure más tiempo

Sigue los 'tips' de nuestros expertos sobre cómo aplicar tus fragancias estivales y saca más partido a tus aromas favoritos

Llega el verano y con él los aromas más frescos y ligeros. Fragancias que, precisamente por esas características, duran menos. “Debemos asumir que los aromas frescos son los que menos duran. Si queremos que nos acompañen durante todo el día, siempre podemos llevar un tamaño pequeño en el bolso y volver a perfumarnos”, nos cuenta Gérald Ghislain, perfumista y creador de Histoires de Parfums. Los expertos de Clinique, sin embargo, sí que ven una ventaja a estos meses de calor. ¿El motivo? El propio calor de la estación ayuda también a la fijación, por eso las fragancias de verano son más livianas y frescas y las notas de fondo que actúan como fijación han de ser de origen botánico. La propia temperatura corporal hará que la fijación de la fragancia aumente respecto a otras épocas del año.

En cualquier caso, existen, eso sí, algunos trucos para que la fragancia no se evapore tan rápido. ¡Apunta!

En la permanencia de un perfume juega un papel importante la hidratación de la piel: con la piel bien hidratada el perfume permanece más que si ésta está seca. Por eso hay que fijarse en el tipo de piel, que puede hacer variar la intensidad y fijación del aroma. En pieles grasas, el perfume dura más tiempo, por lo que si se quiere dejar una estela discreta, es mejor no abusar de notas muy intensas, sino más bien frescas. Las pieles secas, por contra, fijan peor el perfume y éste dura menos. Si tu piel es seca o vives en una ciudad donde no hay mucha humedad ambiental, lo ideal es aplicar un poco de crema hidratante por la zona donde se va a aplicar el perfume. De esa forma tarda más en absorberse y dura más.

-¿Otro truco? Perfumarse al salir de la ducha, cuando los poros están abiertos, lo que ayuda a que el perfume penetre más.

-Los expertos de Clinique nos cuentan, además, que no hay que aplicar la fragancia directamente sobre las joyas y bisutería, pues no solo el metal puede distorsionar la fragancia y proporcionar un olor diferente, sino que unido al efecto de la transpiración también hará que la fragancia cambie.

fraganciasVER GALERÍA
 

Aplícalo en los puntos de pulso

Además, hay que tener en cuenta las zonas en las que aplicamos el aroma. El propio Gérald Ghislain nos lo explica: “Decía Coco Chanel que 'el perfume debe ser aplicado en los lugares donde nos gustaría que nos besaran', conocido por todos es que las zonas ideales para echarse el perfume son los denominados 'puntos de pulso', donde la circulación sanguínea es más superficial, se produce más calor, lo que ayudará a que el perfume se propague y huela más intenso. Estos son detrás de las orejas, en las muñecas, detrás de las rodillas e, incluso, en los tobillos. Pero también pueden ser lugares perfectos el cabello, la clavícula o encima del ombligo, ¿por qué no?”. También lo puedes aplicar en zonas móviles como las articulaciones: dejarás una estela con cada movimiento.

En la ropa, a 10 centímetros sobre ti

Al tratarse de perfumes más frescos y ligeros, podemos vaporizar también sobre la ropa, asegurándonos de que la prenda no corre ningún riesgo de ser estropeada por alguna mancha.

Desde Farlabo nos cuentan que hay que tener en cuenta que no todos los tejidos revelan los olores de la misma manera. Los tejidos naturales como la lana, la seda, el cachemir, el terciopelo, el algodón o el lino exhalan perfectamente los olores, pero no ocurre lo mismo con los tejidos sintéticos. Y, como te comentábamos, cuidado con las manchas imborrables en la seda. Para perfumar la ropa correctamente, vaporiza el perfume a una distancia de 10 cm. El foulard, el forro de chaquetas y abrigos son las zonas que mejor retienen el olor. Además, no perfumes un tejido con varios productos diferentes, pues si mezclas varios aromas corres el riesgo de obtener un resultado final un tanto desagradable. Por último, si cambias de perfume con frecuencia, evita perfumar la ropa. La fragancia de tu piel será suficiente.

fraganciasVER GALERÍA

 

EN IMÁGENES: No te pierdas nuestra galería con las propuestas de perfumes para este verano

 

Los aldehídos, culpables de que la fijación sea mayor

Gérald Ghislain nos explica que primero debemos tener en cuenta que un perfume se compone de notas de salida (son las más volátiles, se evaporan más rápidamente y son las que nos dan la primera impresión del aroma), notas de corazón (duran las 4 horas siguientes a la aplicación cuando las de salida ya se han evaporado) y las notas de fondo (son las que fijan la fragancia le dan la duración). Por eso es tan importante la calidad de un perfume, su concentración y que las notas de fondo estén perfectamente equilibradas.

“Teniendo todo esto en cuenta, hay notas con una duración mayor, que se fijan con más potencia a la piel como los almizcles, el pachuli, la tuberosa, la madera de sándalo o el incienso. Depende también de la concentración de fragancia. Por eso es tan importante que en un perfume las notas de fondo estén perfectamente equilibradas”, dice.

En Biotherm, nos cuenta que uno de los ingredientes que se suele utilizar para proporcionar más fijación a las fragancias más ligeras son los aldehídos. Derivan de los alcoholes y en su mayoría son cuerpos químicos de síntesis, poseen un olor muy potente y ligeramente graso. Se utilizan para dar fijación al perfume y consiguen dar más cuerpo a la fragancia.

¿Hay zonas prohibidas para el perfume?

No es que haya una zona prohibida, pero es importante evitar aquellas en las que se puede sudar en exceso, como las axilas o el cuello. El perfume no es un gran aliado para ocultar el olor corporal; los olores menos atractivos acaban mezclándose con la fragancia y el resultado es desagradable. Y dependiendo de si es una fragancia fotosensibilizante, también hay que evitar aquellas zonas donde vaya a dar el sol.

 

Echarse mucha cantidad y frotarlo, los principales errores

Los expertos de Farlabo nos explican que hay tres errores que suelen cometer al perfumarse: aplicación en las áreas equivocadas, demasiada aplicación y el roce en la piel después de la aplicación.

-El mayor error que se suele cometer al perfumarse es echarse demasiado. El perfume sólo deben olerlo las personas que se acercan a ti, esto es, aquellas que entren en el círculo que formas al extender tus brazos; si se huele desde más lejos de esta área, es que te has echado demasiado.

-Otro error común es frotar la zona donde aplican la fragancia. No se debe hacer porque distorsiona las notas olfativas, y la fragancia olerá diferente.

-Se deben evitar las zonas en las que se suda en exceso, como las axilas.

Más sobre

Read more