Cómo mantener y alargar la vida de su perfume

El aroma de una fragancia podría perderse si no se toman una serie de precauciones, como alejarlo de la luz y el calor

Los perfumes respiran, crecen y se alteran con el tiempo, por lo que si no se cuidan con el debido mimo, pueden estropearse. Sin duda, si consideramos su valor, vale la pena tomar algunas precauciones para conservarlo en el mejor estado y disfrutar de su aroma el mayor tiempo posible.

  • La principal recomendación para conservar los aromas es mantenerlos alejados del calor y la luz directos, puesto que ambos alteran su aroma. Así, hay que optar por guardarlos en un lugar fresco y umbrío. Una buena opción es un armario y, en el caso de que no sea posible, hay que intentar mantenerlos dentro de su caja.
  • Optar por el "tamaño familiar" al comprar una fragancia sólo vale la pena cuando se trata de un aroma que se usa a diario ¡y generosamente! Si es un perfume que sólo se usa ocasionalmente, es mejor adquirirlo en envases pequeños.
  • ¿Sabía que la vida media de un perfume es de dos años? Sin embargo, en el momento en el que abrimos el frasco y vamos usándolo, la fragancia se altera con mayor rapidez, ya que la presencia de aire dentro del frasco ayuda a acelerar este proceso. Por ello, si se mantiene cerrado, su vida se alarga considerablemente.
  • Cuanto más elevado es el porcentaje de alcohol de una fragancia, mayor será su tiempo de duración. Es decir: las aguas de toilette son menos perecederas que el agua de perfume, y ésta, menos que el extracto.
  • Una última recomendación es no agitar ni mover excesivamente los frascos de perfume: está contribuyendo a que se estropee antes de tiempo.

Más sobre