Cómo sacar el máximo partido a su perfume

Su duración, cómo conservarlo mejor, dónde aplicarlo... le damos las claves para sacar el mayor partido a su aroma favorito

  • Seguro que alguna vez, después de aplicar un perfume en sus muñecas, las ha frotado. Aunque muchas personas tienden a hacerlo, los expertos en aromas recomiendan no hacerlo, pues se rompe la estructura de la fragancia.
  • Como los vinos, los perfumes están vivos. Respiran, crecen y se alteran con el tiempo, por lo que si no se cuidan con el debido mimo, pueden estropearse antes de tiempo. Vale la pena tomar algunas precauciones para conservarlo en el mejor estado y disfrutar de su aroma el mayor tiempo posible: manténgalo alejado del calor y la luz directos, puesto que ambos alteran su aroma. Conviene guardarlos en un lugar fresco y umbrío, como por ejemplo un armario o, al menos, mantenerlos dentro de su caja, por hermoso que sea el frasco.
  • La vida media de un perfume es de dos años, aunque a medida que se vaya usando, se altera con mayor rapidez, ya que la presencia de aire dentro del frasco ayuda a acelerar este proceso. Si se mantiene cerrado, su vida se alarga considerablemente.
  • No agite ni mueva excesivamente los frascos de perfume: eso sólo ayudará a estropearlo antes de tiempo.

Más sobre