Hilary Swank, nueva musa de Guerlain

La actriz debuta como imagen del nuevo aroma de la firma cosmética

La noticia saltó hace unos meses y por fin podemos ver las imágenes de la actriz Hilary Swank como imagen de Guerlain. En la mítica casa francesa de perfumes apostaron por ella para convertirse en el rostro de su nueva creación, la fragancia Insolence, toda una declaración de intenciones plasmada en el propio nombre del aroma. Buscaban a una mujer independiente, con personalidad y elegancia. Ella aceptó el reto, un reto que, según ha confesado, no ha sido fácil, pues el papel ofrecido por la firma no ha sido de los más sencillos.

Pero el resultado ha merecido la pena. Swank aparece radiante, en un spot realizado por John Mathieson, importante director de fotografía inglés, nominado a los Oscar por Gladiator de Ridley Scott (las imágenes de la campaña de prensa son obra de Vincent Peters, fotógrafo de moda de fama internacional). En un escenario saturado de energía, Hilary Swank nos brinda la perfección de sus formas y la fuerza de su mirada, surgiendo de un cosmos de destellos al ritmo vibrante de la música del grupo de rock Muse.

"El perfume es algo muy íntimo, muy poderoso en términos de emoción y muy ligado a la personalidad de quien lo lleva. Es también algo completamente inmaterial. Por tanto, ser su imagen pública me parece una especie de contradicción: hay que hacer soñar, desear y, al mismo tiempo, casi saber eclipsarse, no acaparar la imaginación de los espectadores. La estrella es la fragancia, invisible, ¡qué reto para una actriz!", explica Hilary, que confiesa que antes ya le habían ofrecido otros contratos para otras firmas cosméticas: "Los rechacé todos porque los productos no me parecían suficientemente consistentes. Si soy exigente con las películas que elijo, ¿por qué no serlo con una producción de este tipo?".

Fue la historia de la firma la que la convenció: "En esta marca hay tanta historia, tanta leyenda (¡teniendo en cuenta que se creó en 1828!), que me pareció evidente que debía aceptar. ¡Y con entusiasmo! Oler el perfume acabó de convencerme. Además de que me gusta profundamente y que ahora lo llevo a diario, he encontrado en él tanta riqueza como en muchos papeles".

Más sobre