Hogar, perfumado hogar

Velas, 'sprays', incienso... Cada vez hay más opciones para llenar la casa de aromas

Los popurrís nos ponen en contacto directo con la naturaleza y permiten incluso dar rienda suelta a la creatividad al poder hacerlos a medida. Para mantener el olor, hay que añadirles unas gotas del aceite aromático más adecuado regularmente. En invierno se recomiendan los popurrís con notas más especiadas, casi golosas, mientras que con el calor casan mejor los de carácter afrutado y cítrico.

Los ambientadores en spray llevan gas propulsor, mientras que los vaporizadores esparcen el producto gracias a un movimiento de bombeo. Desde las mejores marcas de perfumes a las boutiques más exclusivas ofrecen ya ambientadores para el hogar de notas muy delicadas y que nada tienen que ver con esos antiguos ambientadores que olían de forma tan agresiva como artificial.

Los anillos de cerámica forman una especie de canal circular abierto en el que se dejan caer unas gotas de aceite aromático y que se deposita, a modo de corona, sobre cualquier bombilla. Al encender la luz, el calor va difundiendo el aroma de forma gradual.

Los quemadores de perfume, generalmente hechos de barro, permiten que, con el calor de una velita de té, las gotas de aceite aromático que en él se depositan, se vayan evaporando y fundiéndose con la atmósfera.

El incienso fue uno de los tres regalos que los Reyes Magos hicieron al Niño, lo que da idea de su valor a lo largo de la historia de la humanidad. De uso muy común en la liturgia de gran número de religiones, está muy de moda en Occidente debido a la pasión por las filosofías orientales. Debe usarse con mesura y en espacios amplios y/o bien ventilados, ya que de lo contrario puede resultar demasiado embriagador.

El papel de armario perfumado es una forma exquisita de dar un agradable aroma al interior de cajones y estantes, lo que proporciona frescor y potencia la sensación de limpieza de la ropa que en ellos se guarda.

El agua de planchar perfumada está viviendo un auténtico boom, especialmente para la ropa de cama y las toallas. Este tipo de agua, generalmente aromatizada con notas suaves (azahar, rosa, lavanda) se vierte en la plancha, que la devuelve en forma de vapor, dando apresto y olor de una sola vez.

Más sobre