Historia del perfume (IX): el reinado de Francia

La monarquía de Luis XV llegó a llamarse la 'corte perfumada'

Si hasta la época del Renacimiento había sido Italia el centro neurálgico en lo que a perfumes se refiere, en el siglo XVII fue Francia la que se convirtió en la total protagonista. Y gran parte de culpa la tuvo Grasse, una ciudad aún hoy emblemática, que logró reunir méritos para ser considerada como la capital del perfume, gracias a ser una de las principales fuentes de materias primas de la época, , famosa por sus mezclas aromáticas a base de almizcle, ámbar y algalia. Y es que, al desplazarse la riqueza hacia el norte de Europa, las zonas mediterráneas comenzaron a perder importancia, trasladándose la perfumería a estos otros puntos estratégicos.

Igual que hoy existen perfumes que son considerados clásicos, entonces también los había, aunque, como es obvio, de otra manera muy diferente: el Agua de Hungría era una de las favoritas de la alta sociedad de la época, pues dicen que ayudaba a combatir la tristeza o la melancolía. Hasta los reyes tenían su propia opinión sobre los aromas: Luis XIV, rey Sol, no era amante de los perfumes y, es más, en alguna ocasión llegó a manifestarlos. ¿La causa? Le originaban incómodas migrañas. Así, se cuenta que, al final de su vida, sólo era capaz de soportar el olor de la flor de naranjo. Pero fue ya en la época de Luis XV cuando el perfume aún se desarrolló con mayor fuerza, e incluso se llegó a llamar a la corte del rey la corte perfumada.

Catalina de Medicis encontró pronto una firme sucesora, la marquesa de Pompadour, una auténtica amante del perfume que podía gastarse auténticas fortunas en aromas. Su fragancia favorita era un agua de Colonia creada en Alemania, cuyos ingredientes eran bergamota, lavanda, romero y alcohol, y que llegaría a comercializarse con el nombre de Roger & Gallet, ya en el siglo XIX.

Era una época de afamados perfumistas, y de tradición familiar transmitida de generación en generación, y se desarrollaron hermosísimos envases, auténticas joyas de arte incluso hoy en día.

Más sobre