¡Ya huele a verano!

Las principales firmas lanzan ediciones estacionales de sus fragancias clásicas, recalcando las notas frescas

Dice el refrán que hasta el cuarenta de mayo no hay que quitarse el sayo, pero lo cierto es que, llegados a esta época, todo comienza ya a oler a verano. Suben las temperaturas, se guardan los abrigos, los días duran más y el buen humor parece más presente. Con la llegada del periodo estival, son muchas las fragancias que acentúan sus notas más frescas en sus series limitadas de fragancias exclusivas para esta estación.

Las fragancias se presentan en versiones sin alcohol y con unos aromas muy ligeros, casi relajantes, para huir del calor y rodearse de una sensación de frescor y bienestar. Y los envases también se visten de fiesta, con colores vivos y alegres.

  • 212 on Ice es la apuesta de la fragancia de Carolina Herrera cada verano. Se visten de hielo -casi literalmente, pues los envases que las contienen tienen forma de cubo cubito- tanto en su versión masculina como femenina. Se acentúan las notas cítricas.
  • La fragancia Classique de Jean Paul Gaultier también se viste de verano en su nueva edición limitada para el verano de 2002, inspirada en el budismo y que marca las notas florales y afrutadas.
  • Chanel también lanza la versión veraniega de Allure. Allure d’Été y Allure d’Été Homme son dos interpretaciones más frescas de la fragancia, en las que se suavizan las notas más cálidas y se acentúan las cítricas.
  • Oscar de la Renta, por su parte, apuesta por los aires latinos para su fragancia Oscar Tropical, un aroma sensual y sofisticado, muy Oscar, pero más sutil y ligera.

Más sobre