Gaultier viste de naranja su perfume para este verano

El diseñador vuelve a inspirarse en sus diseños prêt-à-porter para crear la edición limitada de 'Classique'

Los incondicionales de las ediciones limitadas de la fragancia Classique, de Jean Paul Gaultier, están de enhorabuena, pues acaba de presentarse su nueva versión para esta primavera. El frasco de perfume se viste de moda, como ha venido haciendo durante los últimos cinco años.

Así, la sensual silueta de mujer de Classique también sigue las tendencias marcadas por la moda de esta temporada para el diseñador francés. En esta ocasión el protagonista es el sol, inmenso, cálido y radiante, además de una inspiración en el budismo tibetano, con sus notas espirituales: ése fue el eje en torno al que giró la colección del creador en su colección primavera-verano de prêt-à-porter 2002.

Así, Gaultier, con la llegada de la primavera, ha vestido el frasco con un tono azafrán, muy similar al que lucieron muchas de las modelos sobre la pasarela parisina, y que lleva en el cuello un colgante con una piedra ambarina, que hace las veces de pulsera. Y dentro, la fragancia floral y femenina, que combina, entre otras, notas de mandarina, almizcle, azahar y ylang ylang.

Ésta es la sexta vez que los frascos del Eau de Toilette se convierten en improvisados modelos de Gaultier. Cada año, recoge lo más característico de la pasarela y lo refleja en los frascos. La colección comenzó con un traje tatuaje al estilo árabe y continuó en 1998 con un diseño para un verano muy latino. Después vinieron diseños inspirados en Extremo Oriente (1999), en el exótico paisaje de Tahití (2000) y en un ambiente primaveral y colorido (2001). Un auténtico lujo para coleccionistas.

Otras marcas también apuestan por las ediciones limitadas de sus fragancias, pensadas para el verano. Un ejemplo es el de la firma Escada, que lleva también 10 años vistiendo sus frascos de moda.

Más sobre