Floris: más de 250 años creando aromas

Los exclusivos perfumes de la firma siguen triunfando entre la alta sociedad británica y los famosos

Hoy, la casa está dirigida por la octava generación de descendientes de su fundador, y los empleados mantienen vivas las tradiciones y un servicio postventa admirable, en el que restauran incluso sus productos clásicos, como las brochas de afeitar.

Y son precisamente los productos la clave del éxito. Algunas de las fragancias míticas de Floris tienen su particular historia: por ejemplo, Special 127 fue creada exclusivamente para el Gran Duque Orloff de Rusia en 1890 y, después de su muerte, se comenzó a comercializar como 127, el número de la página del libro de fórmulas en la que se encontraba precisamente la de este perfume. Mientras, la fragancia Nº 89 sencillamente tomó su nombre del número donde estaba la mítica tienda en Jermyn Street.

Destaca además su clientela, que cuenta con numerosos famosos. Incluso tienen cartas de clientes detallando sus preferencias y sus agradecimientos, entre ellos los de Florence Nightintale o Mary Shelley. Y Floris también ha tenido sus papeles de película, convirtiéndose en protagonista indirecta de algunos filmes: James Bond siempre usa Floris Nº 89, mientras que el personaje interpretado por Al Pacino en Esencia de mujer reconoce a una dama a su alrededor por su aroma a Floris.

Hoy sus clientes son aquellos que siguen buscando lujo y calidad, y la única diferencia es que pueden obtener sus productos en cualquier lugar del mundo (en España, se pueden encontrar en los establecimientos Kew Gardens). Uno de sus últimos lanzamientos ha sido una línea de fragancias para el hogar Floris at Home, que comenzó a comercializarse en octubre de 1999.

Más sobre