Floris: más de 250 años creando aromas

Los exclusivos perfumes de la firma siguen triunfando entre los famosos y la alta sociedad británica

Fundada haci casi 300 años por un menorquín, es una de las casas veteranas de la perfumería en Inglaterra y una de las favoritas de los famosos y de la alta sociedad. Detrás del nombre de Floris se encuentran muchas curiosas historias que no han hecho sino acrecentar la leyenda de esta marca, que lleva desde 1730 creando aromas.

Su sede central está afincada en Jermyn Street, lo que no deja de ser una pista, pues en esta calle se concentra el mayor número de proveedores de la Casa Real británica por metro cuadrado. Su fundador, Juan Famenias Floris, llegó a Inglaterra desde su Menorca natal, (en el siglo XVIII, los menorquines eran ciudadanos británicos) en busca de fortuna. Poco después de su llegada, en 1730, consiguió un local en la elegante manzana londinense de Saint James, el epicentro de la distinguida sociedad del Londres del siglo XVIII.

Juan Famenias Floris inicialmente comenzó su negocio como barbero y peluquero. Sin embargo, pronto echó de menos los aromas y las sensaciones que le venían al recuerdo de su juventud mediterránea. En un intento de dar forma a esas memorias, comenzó combinando aceites, esencias y fijadores, traídos de toda Europa, y las convirtió en las primeras fragancias de Floris, individualmente elaboradas por él mismo en la trastienda. Para ello recurrió también a la experiencia que había adquirido durante su estancia en Montpellier, momento que aprovechó para visitar Grasse, la capital de la perfumería francesa.

Floris pronto dejó las tijeras y las cuchillas, y descubrió que las fragancias eran su verdadera vocación.

Más sobre