Las diferentes concentraciones de esencias se traducen en interpretaciones variadas de una misma versión. Aunque cada firma se dirige por sus propios baremos en el momento de clasificar sus perfumes y no todas incluyen la misma cantidad de esencias para igual producto, básicamente las versiones actuales con las que se comercializan se dividen en cinco categorías.

  • Extracto: la variante más cara, dada su alta concentración de esencias, que puede alcanzar hasta un 40% del volumen total de alcohol de 96º. La ventaja es que es la más perdurable con la más mínima cantidad al poner énfasis durante su fabricación en las notas de corazón y de fondo. Se presenta en tamaños mínimos.
  • Eau de Parfum: a veces llega a tener hasta un 20% de concentración pura de aromas en un alcohol de 90º. Menos intensa que el extracto, también más económica y bastante persistente. Su tamaño es siempre pequeño.
  • Eau de Toilette: un 15% de concentración sobre el volumen total del alcohol de entre 80º y 90º. Se difunde con rápidez, es volatil, refrescante en su nota de salida y, generalmente, poco persistente. Es el más comercializado.
  • Eau Fraîche: su frescura proviene de sus notas cítricas, florales y aromáticas. Un producto elaborado en una concentración de aproximadamente un 7%, disuelto en un alcohol de 60º o 70º. Su poder refrescante la hace imprescindible en épocas calurosas. Se presenta en tamaños grandes de hasta 200 militros con o sin vaporizador.
  • Eau de Cologne: no supera la concentración del 7% en un alcohol de 60º, por lo que se asocia más a la idea de limpieza que a la de perfume. Poca duración pero de agradable presencia para uso familiar. Tamaño enorme sin vaporizador

Más sobre