Esta Navidad, controla los dulces

by hola.com

Nos acercamos a unas fechas en las que los dulces están presentes en cada momento del día, desde los primeros turrones hasta el roscón de reyes, pocos van a ser los momentos en los que no tengas una bandeja a la vista, es mejor que te controles.

Los dulces, tras digerirse, se absorben muy rápido con lo que ofrecen una gran cantidad de energía a tu cuerpo de una manera repentina, tanto que tu organismo no es capaz de almacenarla toda en forma de glucosa, y lo hace en forma de grasa.

Tu cuerpo no la almacena toda en forma de glucosa porque hay un máximo de calorías que se pueden almacenar de esta manera, el motivo es sencillo, para mantener un gramo de glucosa activo, tu cuerpo necesita cuatro de agua, mientras que para mantener uno de grasa no necesita apenas líquido.
Así que si aportas mucha energía a tu cuerpo de repente, gran parte de esta se transformará en grasa. Y este es el primer motivo por el que los dulces en exceso son nocivos.
El segundo es que los dulces, compuestos por hidratos de absorción rápida, no te dejan la posibilidad de disponer de energía a medio y largo plazo, como si lo hacen los hidratos de absorción media y lenta. Esto significa que después de haber comido una gran cantidad de calorías, pasado poco tiempo, vas a volver a tener hambre, lo que se puede convertir en un círculo vicioso.
El tercer motivo por el que debes tener cuidado con los dulces, es que rara vez vienen solos, más bien al contrario, generalmente, los dulces vienen acompañados de sustancias grasosas, como los bollos, los bizcochos caseros, pasteles, etc, se cocinan con cantidades importantes de aceite o mantequilla que junto con el azúcar, van a dificultar tu dieta.
Así que si vigilas un poco los postres y los dulces estas fechas tendrás una triple recompensa.

Más sobre:

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie