Parches adelgazantes

Por Estefanía Arnaldo

by hola.com

La vía tópica, es decir la absorción por la piel es otra forma de consumo de sustancias como lo puede ser la vía oral o las inyecciones, al final las sustancias acaban pasando al torrente sanguíneo y de ahí al órgano objetivo.

Al ser absorbidos por la piel y no ingeridos por vía oral parece que no puedan hacernos daños, como menos invasivos, pero los efectos son los mismos.

Existen varias marcas y tipos de estos parches
, pero sus componentes son similares.
Lo primero que te recomiendo es que leas el prospecto y consultes a tu médico. No obstante es bueno que sepas que hay dos tipos de sustancias en estos parches.

Algunos tienen sustancias estimulantes como ginseng, cafeína o similares, que debes tener presente a la hora de su consumo. Como sabes el consumo de estas sustancias no son recomendables para personas con la tensión alta, hiperactivas, embarazadas, en estado de lactancia, etc.

El objetivo de las sustancias estimulantes es realmente ese, estimular tu cuerpo para que se acelere y así gaste más, pero la forma de acelerar el metabolismo es aumentando el número de pulsaciones, con el riesgo que ello conlleva.

Pero la sustancia que realmente puede producir los efectos más llamativos son los diuréticos cuya finalidad es la pérdida de líquidos, por tanto no debes tomarlos como costumbre puesto que pueden provocar deshidratación en momentos de entrenamientos prolongados o de altas temperaturas.

Además en casos de deshidratación de un 2% el riesgo de padecer lesiones musculares se multiplica por 4 y caso de un 4% de pérdida de líquido el riesgo se multiplica por 20. Y como sabes, nuestra filosofía es la de cuídate a través del deporte, así que estos parches son incompatibles con una vida deportiva adecuada.

En momentos puntuales puede ser bueno tomar un diurético, pero siempre teniendo en cuenta que no es un adelgazante y que no es recomendable el uso prolongado, y siempre, bajo supervisión médica.

Más sobre:

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie